Comisiones del Senado avalaron este martes que el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) se transforme en la Secretaría de Cultura, y pusieron un candado para que se salvaguarden los derechos laborales de los trabajadores, mientras que el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura continuarán rigiéndose por sus propias leyes.

Hasta el cierre de esta edición, la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal se perfilaba para ser aprobada en el pleno de acuerdo con los consensos políticos. De concretarse, la reforma pasará al Ejecutivo federal para que se publique en el Diario Oficial y entre en vigor. Los senadores en comisiones, incluso los del PAN, PRD y PT, dieron su visto bueno al afirmar que con esto no se incrementa el aparato burocrático sino que se redefine la estructura pública para darle el peso que se merece a la cultura.

Así, todos los bienes y recursos materiales, financieros y humanos de Conaculta se transferirán a la Secretaría de Cultura, junto con los expedientes, archivos, acervos y demás documentación, en cualquier formato, que se encuentre bajo su resguardo.

Serán respetados los derechos laborales de los trabajadores que presten sus servicios en Conaculta, en la SEP, en los órganos administrativos desconcentrados y en las entidades paraestatales que, con motivo de la entrada en vigor del decreto, queden adscritos a la nueva dependencia.

La institución estará a cargo de la política pública cultural; de conservar, proteger y mantener los monumentos arqueológicos, históricos y artísticos que conforman el patrimonio cultural de la nación; de coordinar la investigación científica sobre antropología e historia, además de fomentar la educación profesional, artística y literaria, investigación y difusión de las bellas artes en las ramas de la música, las artes plásticas, las artes dramáticas y la danza, las bellas letras en todos sus géneros y la arquitectura.

Incluso deberá organizar y administrar bibliotecas públicas y museos, exposiciones artísticas, congresos y otros eventos de interés cultural y proponer programas de educación artística a la SEP para que se impartan en las escuelas e institutos oficiales.

Con esta institución nacerá también el Premio Nacional de Artes y Literatura en los siguientes campos: lingüística y literatura, bellas artes, historia, ciencias sociales y filosofía, y artes y tradiciones populares. Merecerán estos premios quienes, por sus producciones o trabajos docentes de investigación o de divulgación, hayan contribuido a enriquecer el acervo cultural del país .

La presidenta de la Comisión de Cultura del Senado, Blanca Alcalá, prevé que el próximo año inicie el debate de la ley general de cultura, el cual será entre expertos.

Vale la pena siempre recordar quién es México. Somos el sexto lugar en patrimonio mundial, además contamos con infraestructura cultural de las más amplias en América Latina , declaró.

[email protected]