Considerada la ciudad de los museos, en el Distrito Federal cobra especial relevancia el análisis de cómo estos espacios se transforman y adoptan nuevas herramientas digitales para llegar a un nuevo público y democratizar la cultura, explica Ivonne Lonna Olvera, coordinadora del Décimo Congreso Internacional de Museos.

El museo compite con cines, teatros, eventos deportivos y conciertos; somos parte de la industria del entretenimiento, por ello: ¿qué están haciendo los museos para jalar a ese público y no dejar la investigación y formalidad que requiere un espacio como éste? , es la premisa de este evento que se llevará a cabo del 13 al 16 de octubre en la Universidad Iberoamericana, el Museo Franz Mayer y el Museo Universitario de Arte Contemporáneo.

Todo tipo de expresiones digitales se han adoptado en los museos en todos sus procesos: curaduría, museografía, difusión, servicios educativos, comunicación efectiva. Ante esto es que museos de ciencia, género, arte, entre otros, tratan de descifrar cómo se transforman los productos, cuenta Lonna.

Ésta es una práctica que ya se hace alrededor del mundo y todos se han enfrentado con alguna situación o por tener artistas digitales o porque los museógrafos están pensando en recursos tecnológicos , dijo la académica.

Así, el congreso organizado por la Universidad Iberoamericana dedica esta edición al análisis de la relación entre el arte y la tecnología, las nuevas narrativas digitales, la forma de contar historias e interpretar y criticar el uso de los soportes tecnológicos en función de los museos.

Contará con conferencias y mesas de trabajo con la participación de expertos como Google Inc, el Museo Nacional de Arte, Fundación Telefónica, Laboratorio Arte Alameda y la Universidad de Skövde en Suecia.

El público cambia, ?el arte también

La académica de la Ibero asegura que de entrada, las herramientas digitales te permiten acercar a otro público que ya ha nacido con la tecnología. Por ejemplo, te permite conocer lo que tus sentidos no han percibido, la mayoría de la gente no ha vivido un tsunami; sin embargo, gracias a las herramientas digitales como reconstrucción 3D, redes sociales, simulaciones y demás, tenemos la posibilidad de comprender su magnitud sin necesidad de haberlo vivido , detalla.

Por su parte, Julieta Aranguiz, de 3D Lab Fab & Café, asegura que hablarle de Auguste Rodin u otros artistas a un público joven no será interesante o no sería atractivo si no se fusiona con la tecnología.

Pero... ¿un proceso alterado por la tecnología deja de ser arte? Éste es uno de los debates que se discutirán en el congreso; sin embargo, Aranguiz asegura que el modelado en 3D (que es con lo que ella trabaja) por sí sólo no es arte, es una herramienta que permite expresarte de una manera que nunca lo has hecho por las limitantes que tiene el arte tradicional.

Dijo que aun así el modelado 3D en su opinión también es una cuestión artística: Tienes que ser consciente de los volúmenes de la pieza que quieres generar, puedes hacer desde muebles hasta lograr arte. Los alcances de esta herramienta te dan la posibilidad de lograr formas o ideas que de otra manera no se podrían lograr materialmente .

El 3D y el arte

Romina Grossi, publicista y participante del congreso con la ponencia El 3D y su Influencia en el Arte, explica que la historia del escultor Auguste Rodin es interesante y un ejemplo para abordar el tema del 3D como herramienta del arte. Él era muy criticado, pues no esculpía sobre piedra, los hacía con moldes de yeso y hacía vaciado en su taller.

A pesar de ser un estudioso y virtuoso del arte y el cuerpo humano, no era considerado 100% un escultor por su técnica en su época; hoy el mensaje que queremos hacer llegar a los artistas y al público en general es que el 3D puede ser parte de un proceso para terminar en una obra de arte.

Ahora queremos ser el taller de Rodin para los artistas del presente , comentó.

Grossí aseguró que actualmente se analiza la posibilidad de que a través de la interpretación en 3D de planos hechos hace más de 100 años se pueda terminar el último piso del templo de la Sagrada Familia de Antoni Gaudí, considerado uno de los proyectos arquitectónicos más largos del mundo.

Por otro lado, artistas como Soledad Visceglie, artista plástica argentina, están dando vida a sus trazos: Me sorprendió cómo un dibujo que nace en tu mente y que pareciera imposible materialmente, con esta herramienta se puede; yo, al llegar a México, me obsesioné con la Diana, la trabajé geométricamente y le agregué el movimiento que te permite el 3D: ahora veo mi pieza concretada .

Para mayor información e inscripciones, se puede acudir al sitio web http://arte.ibero.mx/cim/.

[email protected]