La zona arqueológica de Mixcoac, ubicada cerca de la estación del Metro San Antonio, en plena Ciudad de México, quedó abierta al público a partir de este sábado y se suma a las ubicadas en el Cerro de la Estrella, Tlatelolco, Templo Mayor y Cuicuilco. Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador nacional de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comentó que llevó cerca de 100 años y diversas acciones para que se diera esta apertura, y llegar así a 194 sitios arqueológicos abiertos a visitantes en el país, cinco de ellos en la capital. “Es una zona que se ha explorado durante 100 años, pero no reunía las condiciones para recibir al público; con un esfuerzo de distintas instancias de nuestro instituto, el apoyo de la Secretaría de Cultura, se abrió y es la zona arqueológica 194 en el país”, dijo.

La ocupación y apogeo de este asentamiento prehispánico, de filiación mexica, se estima que ocurrió entre el año 900 y el 1521 de nuestra era, asegura el INAH.

Morrison Limón, director de Estudios Arqueológicos del INAH, recordó que en 1917 se realizó la primera documentación oficial de la zona, posteriormente, en 1920 se llevó a cabo la excavación; y desde entonces se le han dado mantenimiento y conservación.

Actualmente, cuenta con una sala introductoria ubicada abajo del Periférico, en donde también se encuentra parte de los monumentos que se pudieron rescatar en la construcción de dicha vía durante 1961.      La zona arqueológica de Mixcoac —Mixcóatl, cuyo nombre significa “donde se venera la serpiente de nubes”— está construida con tezontle, piedra volcánica, canto rodado, entre otros materiales. Consta de una plataforma y edificios anexos, patio central, plaza ceremonial y cuartos habitacionales de adobe.

Roberto Gallegos, arqueólogo y encargado de este sitio, explicó que Mixcóatl era el dios de la cacería y en la zona se encuentran testimonios del templo, en donde existen una serie de piedras que pudieron ser ocupadas para sacrificios, así como una plataforma en donde, tal vez, se realizaban danzas y bailes. A nivel nacional, se cuenta con 72 zonas arqueológicas ubicadas en espacios urbanos, aunque son más de 53,000 sitios registrados bajo dicha categoría, y sólo 194 están abiertos al público.

Sitios de próxima apertura en el sureste mexicano

En el contexto de la ruta del Tren Maya, el INAH analiza la apertura de —al menos— tres zonas arqueológicas en el sureste del país.

“A partir de las exploraciones que se hagan a raíz del tren, se abrirán, por lo menos, tres zonas en la región. Es complicado, tenemos que ser muy responsables para que sean factibles a visitas y los asistentes se lleven una experiencia grata, un conocimiento del espacio y no sea un día de campo”, señaló Pedro Francisco Sánchez Nava.

El coordinador nacional de Arqueología del organismo precisó que los sitios analizados serían Ichkabal, ubicado en el municipio de Bacalar, en Quintana Roo; Kulubá, localizado al sureste de Tizimin, en Yucatán, y Nadzca’an en Campeche.