Después de confirmarse que el Conjunto Conventual Franciscano y Catedralicio de Nuestra Señora de Asunción de Tlaxcala fue aceptado para incorporarse a lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, esto a través de su adición al conjunto de Primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl, que ahora se compone de 15 inmuebles, pero reconocido desde 1994 con 14 en su conjunto, este martes autoridades federales, del estado de Tlaxcala y funcionarios del INAH ofrecieron una conferencia de prensa para hablar de los pormenores de la reciente adición y el estado del resto del patrimonio que la cobija.

A la pregunta de en qué condiciones se encuentran los inmuebles considerados dentro de la lista enriquecida este martes, la directora de Patrimonio Mundial del INAH, Luz de Lourdes Herbert, reconoció: “a veces se encuentran carentes de una acción permanente. Eso tiene que ver con que no tenemos los recursos necesarios. Como podrán imaginar estos bienes necesitan muchísimos recursos para preservarlos (...) sí, necesitan intervención, dado que son como una casa: necesitan del mantenimiento permanente y las acciones puntuales tanto correctivas como para que se mantengan estables”.

Por su parte, Francisco Vidargas, subdirector de Patrimonio Mundial del INAH, garantizó que los daños causados por los sismos de 2017 a los sitios patrimoniales en cuestión no ponen en riesgo su declaratoria y protección dado que se trata de los efectos de un fenómeno impredecible.

“Para fortuna de todos, estos monasterios siguen en pie. Se están haciendo intervenciones mayores o menores en ellos (…) el Centro del Patrimonio Mundial no pidió un informe específico ni contempló considerar una misión reactiva, que así le llaman, de emergencia por el tema de los daños. Sin embargo, México está dando información permanente de ello. Por eso vieron con buenos ojos la inclusión del Convento de Tlaxcala”, dijo Vidargas.

Se enfocaron los esfuerzos en un solo expediente

Antes de las declaraciones de los responsables de Patrimonio del INAH, el antropólogo y director del instituto, Diego Prieto Hernández, destacó que este convento añadido fue el primero en erigirse en el valle de Puebla y Tlaxcala en los albores de la Colonia, por lo que se convirtió en un referente arquitectónico de la región.

“El que esté en la lista representativa de la UNESCO para nosotros es muy importante porque se logra su salvaguarda, su visibilidad”, declaró por su parte Alejandra Frausto Guerrero, secretaria federal de Cultura, y anunció que hubo una inversión federal para los trabajos de restauración del inmueble, iniciados hace dos años, de 18 millones de pesos a través del Programa Nacional de Reconstrucción, más una suma de 7 millones aportados por el gobierno de la entidad para la renovación del sistema eléctrico del templo.

“En vez de que el plan de salvaguarda viniera después del reconocimiento, este empezó desde tiempo atrás para poner en una condición óptima un patrimonio como este”, añadió. “Es el único expediente que mandamos. Año con año enviamos entre tres y cuatro, pero no queríamos que hubiera algún otro bien que pudiera quitarle preponderancia a este trabajo de absoluta coordinación por un bien común y sobre todo un espacio que tiene un enorme arraigo en la comunidad tlaxcalteca”, agregó la funcionaria acompañada por el gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena, y por la gobernadora electa, Lorena Cuéllar Cisneros.

Algunos requerimientos de la UNESCO

Luz de Lourdes Herbert y Francisco Vidargas también abordaron las cuestiones técnicas y pormenores de la incorporación, así como las recomendaciones emitidas por la UNESCO sobre el Conjunto Conventual Franciscano y Catedralicio de Nuestra Señora de Asunción.

“Una de ellas es que se amplíe el área de amortiguamiento para que se pueda considerar lo que es el atrio bajo. Esto tendríamos que verlo porque actualmente está ocupado por una plaza de toros y otros predios que son particulares. Tendríamos que hacer toda una propuesta junto con el municipio, el Centro INAH Tlaxcala y el gobierno del estado para ver cómo vamos a proteger estas áreas que se amplían y bajo qué esquema”, declaró la directora de Patrimonio Mundial.

Precisó que con esta inclusión se cierra definitivamente la lista patrimonial de los Primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl. “El compromiso fue que Tlaxcala sería el último en sellar este conjunto de conventos que componen al sitio”, dijo y explicó que esto facilita la creación de un programa de manejo de riesgos de todo el conjunto patrimonial.

Vidargas compartió algunos de los sitios en el país que actualmente son “susceptibles” a promoverse a futuro como Patrimonio de la Humanidad y por ello figuran en la lista indicativa de México, aunque no es garantía de su ingreso: la región Lacantún-Usumacinta, en el sureste del país; la Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro, en Quintana Roo; Los Petenes-Ría Celestún y el Anillo de Cenotes del cráter Chicxulub, ambos en Yucatán, así como las Casas Estudio Museo Diego Rivera y Frida Kahlo, en San Ángel, con las que ya ha habido intentos de inscripción en la lista de Patrimonio Moderno.

Estos son los Primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl:

Morelos (11):

Templo y Antiguo Convento de San Mateo Apóstol, Atlatlahucan

Antiguo convento de la Asunción (Catedral de Cuernavaca)

Convento de Santo Domingo de Guzmán, Hueyapan

Convento de Santo Domingo de Guzmán, Oaxtepec

Templo y Antiguo Convento de Santiago Apóstol, Ocuituco

Convento de la Natividad o de la Anunciación, Tepoztlán

Convento de San Juan Bautista, Tetela del Volcán

Convento de San Juan Bautista, Tlayacapan

Convento de San Guillermo, Totolapan

Convento de San Juan Bautista, Yecapixtla

Convento de la Inmaculada Concepción, Zacualpan de Amilpas

Puebla (3):

Convento de San Francisco de Asís, San Andrés Calpan

Convento de San Miguel Arcángel, Huejotzingo

Convento de la Asunción de Nuestra Señora, Tochimilco

Tlaxcala (1):

Conjunto Conventual Franciscano y Catedralicio de Nuestra Señora de la Asunción de Tlaxcala

Un país de reconocida riqueza histórica y natural

México ostenta 35 sitios físicos, entre históricos, naturales y mixtos, considerados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con lo cual se ubica en el primer lugar en el continente americano y séptimo a nivel global. Por si fuera poco, adicionalmente tiene una decena de inscripciones en la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, de las que destacan las Festividades indígenas dedicadas a los muertos y La cocina tradicional mexicana, cultura comunitaria, ancestral y viva.

Fueron dañados en 2017:

Los conventos patrimoniales fueron tocados en distintas magnitudes por los sismos. La Dirección de Patrimonio Mundial tramitó ante la UNESCO el apoyo de fondos de emergencia. Fueron dos conventos los que recibieron directamente el apoyo: Tochimilco y Yecapixtla.  Esto sumó a la profunda inversión que realizó el gobierno mexicano con el Programa Nacional de Reconstrucción, que se espera concluya en 2023, según ha dicho Cultura federal.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx