“Estamos por acudir al congreso internacional para la lucha contra el cancer de pulmón”, explica el doctor Feliciano Barrón, de la clínica de tórax y medicina personalizada en el Instituto Nacional de Cancerología (Incan). Se trata de la principal plataforma no sólo para la presentación de nuevas ciencias, sino también una oportunidad única para creación de redes.

Médicos, investigadores y científicos en el campo del cáncer de pulmón y la oncología torácica de más de 100 países se encuentran en Barcelona, España, para discutir los últimos hallazgos, ponerlos en contexto y comprender realmente cómo afectan su práctica día a día.

“Además de actualizarnos en tratamientos innovadores, presentaremos resultados que se han trabajado desde el hospital de cancerología”, compartió el especialista a El Economista. Estos resultados están enfocados en el tratamiento de inmunoterapia.

Tradicionalmente el cáncer de pulmón se trabajaba con quimioterapias como tratamiento principal, hoy se reconocen varios efectos adversos y tóxicos, debido a que destruye las células de todo el cuerpo.

Además, el concepto del cáncer ha cambiado, dice Barrón. La visión tradicional que veía a la enfermedad como un tumor que se generaba en un cuerpo se transformó, “ahora sabemos que se trata de un cuerpo que deja crecer a un tumor”. Por ello, la inmunoterapia busca reactivar el sistema inmunológico y que sea este mismo el encargado de destruir a las células tumorales.

Destacó que los protocolos de investigación siguen siendo una forma en la que los pacientes pueden ser tratados en nuestro país, y a la vez, seguir avanzando en el conocimiento de los tratamientos.

“Los nuevos medicamentos con los que hemos trabajado en protocolos son importantes para la innovación científica y esperamos que sean impactantes en el tratamiento de los pacientes”. Esto, junto con la industria farmacéutica, ha permitido que los pacientes reciban a través de convenios y programas estratégicos los medicamentos. “Atezolizumab es la molécula con la que estamos tratando a nuestros pacientes en este protocolo”.

Hizo énfasis en que muchas ocasiones los protocolos de investigación son la única forma en que el paciente puede acceder a este tipo de tratamiento: “Tenemos que impulsar y ver la investigación en México no solamente como una plataforma para incluir a los pacientes, sino también que se tenga presencia y visibilidad de México en foros internacionales”.

Estos resultados también se unen a otra investigación recientemente reportada por médicos mexicanos, y que se dio a conocer también por este medio, donde por primera vez se generó una alianza con un hospital privado y el Incan para generar resultados importantes a través de radioterapia.

“Esto se traduce en mayores posibilidades de curar a los pacientes, de controlar la enfermedad y, sobre todo, permite trabajar de manera conjunta, que es lo que se requiere para este tipo de enfermedades. Demostrar que en México se pueden generar estos grupos de trabajo virtuosos, de grandes proyectos que mejoran el pronóstico de nuestros pacientes y la calidad de vida”.

Barrón destacó: “Cancer no es igual a muerte”. Asegura que ésa es una falsa concepción, no sólo en México sino en el mundo, pero tenemos que quitarnos esa idea, pues hablar de la enfermedad abre las puertas para que más personas piensen en un diagnóstico lleno de opciones.

“Tenemos que empezar a hablar más de la enfermedad, sobre todo para informarnos”. Recordó que el tratamiento ha evolucionado drásticamente y ya no es como en las películas, con resultados desagradables todo el tiempo, “hoy la tendencia es hacia la medicina personalizada, donde el paciente recibe el tratamiento correcto en el momento correcto y eso hace que los efectos adversos disminuyan y aumente la expectativa de vida”.

[email protected]