Hasta hace poco tiempo en nuestro país los fetos no se visualizaban como pacientes. Las anomalías o malformaciones eran consideradas enfermedades que debían ser tratadas después del nacimiento. Esto fue lo que impulsó a un equipo de médicos liderados por el doctor Rogelio Cruz Martínez para crear la Unidad de Cirugía Fetal, única en México y Latinoamérica.

Gracias a la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo del Instituto de Neurobiología de la UNAM Campus Juriquilla, la Fundación Kristen y el Hospital de Especialidades del ?Niño y la Mujer de Querétaro Dr. Felipe ?Núñez Lara, este proyecto pionero en México comenzó a funcionar desde el 2012 y hasta la fecha han realizado alrededor de 400 cirugías para tratar desde el útero.

Sin embargo, en el 2016, estos especialistas diseñaron el proyecto nacional de corrección intrauterina de espina bífida, enfermedad no mortal, pero incapacitante.

Hoy, la neurocirugía fetal para corregir en útero la espina bífida es una realidad en nuestro país. Los primeros tres casos de éxito fueron presentados por el equipo conformado por ocho especialistas mexicanos del grupo de Cirugía Fetal de Querétaro y tres especialistas del equipo de Cirugía Fetal de la Clínica Las Condes, de Santiago de Chile.

La primera intervención fue a un feto de 26 semanas; se practicó una segunda cirugía fetal exitosa, y el 21 y 27 de febrero del 2017, 11 y 12 semanas después de las respectivas intervenciones, nacieron los dos primeros bebés vía cesárea, a las 35 y 38 semanas de gestación, sin complicaciones.

Posterior a la cirugía fetal se hizo un seguimiento y se realizó una resonancia magnética fetal con lo que se verificaron los movimientos motores en ambas piernas y la desaparición de espina bífida y de hidrocefalia.

Ambos pequeños presentaron una cicatrización perfecta en la zona lumbar, en donde se corrigió quirúrgicamente el defecto, y una adecuada movilidad de ambas piernas. A los dos días de nacidos fueron dados de alta , expresó Cruz Martínez.

Los bebés fueron inscritos al programa de Neurohabilitación neonatal, diseñado por Thalía Harmony, directora de la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo, en donde se les realizan pruebas especializadas para valorar el desarrollo neurológico, cognitivo, visual, auditivo y motor.

La tercera intervención fue con la participación exclusiva de especialistas mexicanos, se operó el 9 de febrero de este año, a las 25 semanas de gestación, continúa su embarazo sin complicaciones y cuenta con una edad gestacional actual de 29 semanas.

¿Qué es la espina bífida?

La espina bífida o mielomeningocele es un defecto embrionario en el cierre del tubo neural, que provoca que el tejido nervioso de la espina dorsal quede expuesto en la columna vertebral.

El feto presenta una protuberancia en la parte baja de la columna que al chocar con el útero de la madre genera daños irreversibles.

Es una enfermedad que ocasiona discapacidad motora, hidrocefalia, daño neurológico, incontinencia urinaria y fecal, y en la mayoría de los casos invalidez motora de las piernas.

Esta enfermedad es la principal causa de discapacidad en México. De acuerdo con los especialistas, se da en una de cada 1,000 embarazadas y se estima que cada año se presenten 250,000 casos nuevos en México.

Hasta ahora se hacía una reparación por capas una vez que nacía el bebé, pero muchas veces se presentaban casos donde quedaban condenados a una silla de ruedas.

Hoy, la cirugía consiste en una especie de cesárea, en la que participan muchos médicos; el bebé debe estar en posición boca abajo para poder operar la columna , explicó el especialista. El feto es anestesiado y se llega a él a través de una incisión en el útero de la madre.

El criterio para la selección de los bebés fue que presentaran defectos aislados, sin anomalía cromosómica o genética, y con afección por arriba de la primera vértebra sacra, hidrocefalia y malformación de Arnold Chiari II para poderlos intervenir entre las 20 y 26 semanas de gestación.

Madres felices

Procedentes de Sonora, Querétaro y la Ciudad de México, Ana Harumi Hayashida Carrillo, de 42 años; Maricela Pacheco Velázquez, de 27 años y Alma Yesenia Quintero, de 34 años, se acercaron a este grupo de médicos con la única intención de encontrar una oportunidad para sus bebés.

La noticia es agobiante, y pensábamos cómo sería la vida del bebé , relató Ana, quien está a la espera del nacimiento de su bebé: Cuando nos enteramos de los beneficios de la cirugía fue una gran esperanza, una gran bendición haber encontrado al doctor Cruz y su equipo justo a tiempo.

Hoy ver a estos chiquitos a mi lado me da esperanzas de que mi bebé tendrá un resultado similar .

Las operaciones fueron gratuitas, gracias al apoyo de la Fundación Kristen. Esto ha sido un alivio para las familias de estos pequeños, pues los costos de las intervenciones ascienden a más de medio millón de pesos cada una, más la rehabilitación que se requiere después de la operación.

En México este grupo de investigación es el primero en realizar muchos de los procedimientos fetales posibles. Han recibido pacientes de otros países y han buscado tratamientos que no se habían hecho en ninguna parte del mundo. A la fecha tres de sus procedimientos son totalmente innovadores y fueron publicados en revistas internacionales, la Fetal Diagnosis and Therapy y la revista de la Sociedad Internacional de Cirugía Fetal.

Hoy Ian Gael e Iker Alonso son los primeros beneficiados de este esfuerzo que comenzó con un pequeño grupo de médicos preocupados por esta especialidad, la cual aún carece de suficiente equipo médico, por lo que hoy se promueve esta especialidad a través del Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer en Querétaro y está registrado en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC).

[email protected]