undefined A momentos parece que escuchar todos los discos que salieron en un año es una tarea titánica y lo es. Tratar de seguirle la pista a tantas propuestas musicales es imposible y uno necesitaría no tener que trabajar para poder escucharlos a detalle.

Este 2016, vimos nuevos materiales de artistas de la talla de David Bowie, Pixies, Radiohead, Leonard Cohen, Nick Cave and the Bad Seeds, The Avalanches, A Tribe Called Quest, De La Soul, Beyonce, Solange, entre muchos muchos otros.

Aunque no pudimos abarcar todos los discos que este año vieron la luz, esta es una selección de 11 discos que me sorprendieron y acompañaron durante estos meses.

01. Anohni | Hopelessness

El artista previamente conocido como Anthony Hegarty nos entregó Hopelessness, un disco difícil y sumamente visceral. Alejándose de sus arreglos más austeros y barrocos, Hopelessness llega acompañado de densas capas sonoras con sintetizadores y ritmos más bailables.

Aunque este disco no lo escucharás en ninguna pista de baile, Hopelessness, requiere mucha atención del escucha y nos presenta con un rompecabezas sobre un artista que sigue cuestionando y encontrando su propia identidad.

Este es un disco que necesita revelar sus secretos y que requiere ser escuchado con detenimiento. Este disco no suena a Antony and the Johnsons, pero sí suena a un artista que sigue construyendo nuevos horizontes y llevando su propia experiencia y cosmovisión hacia el mundo entero.

02. A Tribe Called Quest | We got it from here… Thank you 4 your service

El sexto y último álbum de estudio de A Tribe Called Quest servirá para darle un cierre a una de las bandas más importantes del hip hop de los años noventa. Tras la muerte de Phife Dawg, y una ausencia de varias décadas, la banda regresó este 2016 al estudio para volver a demostrar cómo este conjunto sigue siendo actual, político y siempre con una propuesta sonora que sigue estando en su propia cancha.

Q-Tip, Ali Shaheed Muhamad y Jarobi White siguen manteniendo esa frescura que les permite abordar la situación política que vive Estados Unidos con la llegada de Trump al poder.

Con apariciones estelares de Jack White, André 3000 y hasta fragmentos de Willy Wonka, We Got It From Here, es una de las experiencias sonoras más emocionantes y de los últimos tiempos y la prueba de que A Tribe Called Quest sigue siendo una banda propositiva y con ganas de continuar su viaje místico sobre los caminos del ritmo.

03. David Bowie | Blackstar

Tan sólo unos días después de haber lanzado Blackstar, David Bowie dejó este plano de la existencia para dejarnos con una obra que será analizada y desmenuzada por mucho tiempo.

Su último disco estaba mucho más cercano a sus influencias y experimentos tardíos con el jazz y se alejó de sus fórmulas que por más de cuarenta años perfeccionó y mutó. Aquí seguía habiendo un personaje llamado David Bowie, pero ya no era Ziggy, ni el Duque Blanco y todavía no volvía a ser David Jones.

Tras su muerte, la música de Blackstar se ha vuelto más enigmática e interesante. Durante su trayectoria musical, David Bowie nunca tuvo miedo de romper con los moldes y las expectativas musicales de la gente, desde la música abstracta hasta el soul blanco y el drum ‘n’bass pasaron por su lente y Blackstar nos volvió a dar un vistazo de un artista que siempre estaba a la vanguardia y alejado de las modas musicales. A Bowie le seguiremos cargando todas nuestras obsesiones y lo seguiremos usando para entender nuestro mundo.

04. De La Soul | …and the Anonymous Nobody

Otra banda veterana de hip hop, que tras una larga ausencia regresó con un nuevo disco de larga duración, fue De La Soul. A lo largo de este tiempo, la banda aprendió a desprenderse de su base de sampleos e incorporó una banda en vivo que como The Roots le da una nueva vitalidad al género y a su propio sonido. Acompañados de David Byrne, Snoop Dogg, Little Dragon y Usher, De La Soul nos sigue entregando ritmos bailables y sumamente pegajosos que solo ellos pueden hacer.

Su hip hop psicodélico sigue siendo divertido y poco serio. Esta es una banda que sigue teniendo un espíritu libre y ahora se nota que volvieron a encontrar la satisfacción de ser nuevamente una banda en toda la extensión de la palabra. El disco ha sido nominado para un Grammy en la categoría de hip hop.

05. DJ Shadow | The Mountain Will Fall

Cada nuevo disco de lanzamiento de DJ Shadow seguirá dejando un poco decepcionados a todos los amantes del …Endtroducing, por no ser aquel disco mítico y legendario. Sin embargo, Josh Davis, el hombre detrás del nombre de DJ Shadow sigue experimentando y ampliando los horizontes del hip hop hasta otras latitudes.

Desde el inicio de este disco DJ Shadow nos invita subirnos a su propia exploración por el hip hop y el tornamesismo, nos lleva con sus desconocidos sampleos a lugares que ya habíamos visitado previamente pero cada vez se siente nuevo y diferente.

DJ Shadow es de esos artistas que te exige evolucionar con cada nuevo disco y esa brecha de tiempo entre cada disco es para que su audiencia pueda crecer hasta ese nuevo punto y seguir en aquel camino que inició hace 20 años y sigue llevándonos hacia nuevos lugares.

06. The I Don’t Cares | Wild Stab

Paul Westerberg lanzó de manera independiente su primer disco bajo el nombre de The I Don’t Cares con Juliana Hatfield. El cantante oriundo de Minneapolis, Minnesota sigue entregando letras viscerales y melodías que seguramente en un principio no parecen ser muy complejas. La fórmula sigue siendo cuatro acordes, guitarra, bajo y batería y una idea a momentos inconclusa y al borde del colapso.

En el fondo, Paul Westerberg sigue siendo uno de los cantantes estadounidenses más importantes de las últimas tres décadas y tras una larga y extenuante trayectoria musical, ha decidido tomar un camino alejado de la promoción de las disqueras y la farándula.

Para encontrar a Westerberg hay que rascar un poquito más allá de la superficie, pero cuando uno llega a este disco, seguimos encontrando a aquel letrista que parece encapsularnos a nosotros y a nuestras emociones. Sus letras parece que siguen hablando sólo de ti.

07. Van Morrison | Keep Me Singing

Pareciera que el legendario músico irlandés Van Morrison nunca podrá superar su obra cumbre Astral Weeks, que publicó cuando tenía escasos 21 años. A lo largo de 40 años, Morrison ha llevado su carrera musical por sus propias avenidas inspiradas por el blues, Jackie Wilson y el folk inglés.

Morrison hace discos que parecen hechos sin ningún esfuerzo, y sin embargo, siguen siendo densos y cargados de meditaciones espirituales. Su viaje musical nos sigue llevando desde aquellos pasajes obscuros hasta aquellos góspel llenos de redención y repletos de vida, listos para ser cantados a todo pulmón y dejándonos deseando más de aquellas notas.

Van Morrison vive en una dimensión paralela y su música siempre estará hecha para aquellas personas que estén dispuestas a emprender este viaje.

08. Rolling Stones | Blue and Lonesome

Desde los primeros acordes de Blue and Lonesome, se puede notar el entusiasmo que hay en esta longeva y legendaria banda, que probablemente no había realmente lanzado un gran disco desde los años ochenta.

A pesar de que los Rolling Stones se han convertido una muletilla para una banda que solo se dedica a explotar la nostalgia, Mick Jagger, Keith Richards, Ron Wood y Charlie Watts vuelven a demostrar que pueden regresar a sus raíces y volver a tocar aquel blues de antaño que lleva emocionándonos por más de medio siglo.

El disco que está conformado en su totalidad por cóvers de Howlin’ Wolf, Little Walter, Willie Dixon, Memphis Slim y Jimmy Reed, nos lleva a comprobar por qué los Rolling Stones siguen siendo la mejor banda de rock en el planeta y que sí realmente se deciden a hacerlo lo pueden lograrlo con los ojos cerrados.

09. Radiohead | A Moon Shaped Pool

Radiohead se ha convertido en una banda que puede hacer lo que quiera y sus seguidores la seguirán. Su música sigue transformándose en maneras sumamente interesantes y solo necesita un par de oídos adecuados dispuestos a emprender este viaje sonoro.

Con A Moon Shaped Pool, la banda inglesa vuelve a demostrar que ellos están en control de su propio legado y que ellos eligen cómo presentarse ante el mundo. Su secrecía los ha ayudado a seguir despertando curiosidades y que la gente siga involucrada e interesada en cuál será el siguiente paso para Thom Yorke y compañía. Una vez más, la banda no decepciona y nos entrega un disco que tiene muchas capas en las que uno se puede envolver y perder por un buen rato.

10. Iggy Pop & Josh Homme | Post Pop Depression

Iggy Pop ha sido otro de los artistas que ha comenzado a explorar la mortalidad y el cierre de ciclos dentro de su propia obra.

El disco grabado en colaboración con Josh Homme, de Queens of the Stone Age, nos presenta a un Iggy Pop más reflexivo y alejado de aquel personaje que se caracterizaba por rodar como osito panda sin camisa en un espectáculo puramente Dionisiaco y retador.

Post Pop Depression nos muestra a un James Osterberg menos frenético. Este Iggy se toma el tiempo para rememorar sus épocas de sabandija en Berlín con David Bowie y nos ofrece una versión más sombría y madura.

Aquel personaje que antes cantaba con tanto regocijo sobre la pasión por vivir ahora al igual que sus contemporáneos lentamente se empieza a hacer más consciente de su paso hacia otra vida.

11. Before The Flood | Trent Reznor, Atticus Ross, Gustavo Santaolalla, Mogwai

La música compuesta por Trent Reznor, Atticus Ross, Gustavo Santaolalla y Mogwai para el documental sobre el cambio climático de Fisher Stevens y Leonardo DiCaprio, es producto de una mezcla de talentos unidos por una causa común.

Trent Reznor y Atticus Ross, colaboradores en Nine Inch Nails, How To Destroy Angels; Gustavo Santaolalla, uno de los productores latinoamericanos más reconocidos y la banda escocesa Mogwai, mezclan sus personalidades musicales para ayudar a levantar conciencia sobre el cambio climático.

La música compuesta por estos cuatro artistas tan distintos, crea un lienzo musical lleno de posibilidades y texturas que funcionan tanto fuera de las imágenes del documental, y a la vez amplifican más su potencia cuando lo acompañan.

Desde esos momentos llenos de ruido y distorsión que recuerdan a The Fragile, hasta los paisajes melancólicos que recuerdan a The Last of Us, la música de Before The Flood es esencial para cualquier fanático de NIN y es un gran acompañamiento para un documental que muestra nuestra especie al borde de la autodestrucción.

rarl