Desde que Chile dio a conocer el programa de actividades que presentaría en Guadalajara, en su papel de invitado de honor de la Feria Internacional del Libro, el 29 de noviembre quedó marcado como la fecha de una cita ineludible.

Y no era para menos: el célebre grupo chileno Los Tres arribaría al escenario musical del encuentro librero. Y bueno, ya se sabe: no hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla: este jueves Los Tres llegaron a Guadalajara para ofrecer uno de los conciertos más memorables que hayan tenido lugar en el Foro FIL.

Desde su arribo al escenario Los Tres dejaron en claro a qué habían venido a Guadalajara. Y su público lo entendió perfectamente. Así, no hubo tiempo para calentamientos: la comunión entre la banda y la gente fue total desde que los primeros acordes de Camino . No había tiempo que perder, por eso el olor de la mariguana pronto hizo su acto de aparición mientras, ya encarrerados, Los Tres ponían a bailar a la gente en lo más alto de La torre de Babel .

¿Qué hacer con la marihuana? , preguntó Álvaro Henríquez. Las opiniones se dividieron en tres: los que gritaron Quemarla , los que gritaron Fumarla y los que, sin gritar, pusieron manos a la obra mientras por las bocinas sonaba Hojas de té .

Y comenzaron las sorpresas: Henríquez invitó a subir al escenario a Marieta Zamora y Pepe Fuentes, sin quienes, dijo el vocalista chileno, Los Tres no serían quienes eran. Mientras el concierto avanzaba, unos jóvenes chilenos protestaban en un par de mantas contra la represión de estudiantes en Chile. En Chile están matando estudiantes y ellos no están haciendo nada , dijo uno de los jóvenes mientras trataba de abrirse paso entre la multitud y señalando al escenario.

Ajena a la protesta, la gente escuchaba deleitada. Porque lo que había pasado hasta ese momento era apenas una probadita de lo que venía: de pronto, en noviembre, en el Foro FIL comenzó a llover café. Convocado Henríquez, apareció sobre el escenario Rubén Albarrán, vocalista de Café Tacuba.

Los gritos se volvieron ensordecedores. Tírate fue el preludio del paroxismo, que llegó cuando se integraron al elenco Quique y Meme del Real para cantar Olor a gas . Un paréntesis de un par de canciones, a manera de respiro, sirvió de preámbulo para el que se convirtió en el punto de ebullición: ya con El Children en la alineación, Meme, Quique y Rubén regresaron para interpretar, junto con Los Tres, el tema más esperado de la noche: Déjate caer .

Lo que siguió, no fue más que la continuación del clímax: un repaso por la trayectoria de los chilenos, que incluyó un impecable cóver del tema Jefe de Jefe , de Los Tigres del Norte, y una pequeña probadita de Aviéntame , de Café Tacuba. La gente, extasiada, tomó prestada la arenga de Café Tacuba para dedicársela a Los Tres: ¡Oe, oe, oe, oe, Los Tres, Los Tres! , resonó una y otra y otra vez en el foro.

Despedida, regreso, encore y despedida. Luego de casi dos horas de concierto, Los Tres cerraron uno de los conciertos que, ya se dijo pero no está demás repetirlo, será recordado como uno de los más memorables que hayan ocurrido en el marco de la FIL.

RDS