Luego de confirmarse que un segundo voluntario del ensayo clínico de la vacuna contra Covid-19 de AstraZeneca presentó una enfermedad neurológica aguda de tipo inflamatorio, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, dijo que no se deben anticipar conclusiones sobre su efectividad.  

“Lo que pienso es que es una señal importante de considerar, y que estoy tranquilo de que el comité de monitoreo de datos del ensayo clínico del laboratorio AstraZeneca está haciendo el proceso adecuado de vigilancia y por eso se están presentado estos casos".

“No hay que saltar a conclusiones sobre la relación que pudiera guardar esta condición clínica o cualquier otra condición de haber sido vacunado con el producto que está en fase de evaluación porque esto depende de una evaluación más sistemática que el propio comité de seguridad y monitoreo de datos realiza".

“Es decir, es una señal que es muy importante que se haga pública, debemos tener conciencia de que esto ha ocurrido, pero no debemos saltar a una condición anticipada que carecería de un fundamento científico apropiado de que la vacuna es insegura. Podría llevar incluso a que se parara por completo el ensayo clínico, pero no es el caso, no por tener una segunda persona voluntaria con esta afección se puede arribar a esa concusión”, dijo el funcionario durante la conferencia vespertina en Palacio Nacional.

Este domingo 20 de septiembre, el diario estadounidense The New York Times reportó que un segundo voluntario presentó una enfermedad neurológica durante el ensayo de la vacuna contra Covid-19 de AztraZeneca, que México acordó producir y distribuir junto con Argentina en América Latina, una vez que se terminen las pruebas a las que es sometida.

La detección de un primer caso adverso el pasado 9 de septiembre llevó a la suspensión de los ensayos del laboratorio que desarrolla esta vacuna junto con la Universidad de Oxford.

México pide cambios al Mecanismo Covax para adquirir la vacuna

López-Gatell Ramírez informó que el gobierno mexicano hizo observaciones para su adhesión al Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra Covid-19 (Mecanismo Covax).

Sin especificar si México firmó o no su adhesión, el funcionario indicó que el formato tenía una característica general para todos los países, por lo que México pidió hacer cambios para adecuarse a sus condiciones.

Sin embargo, dijo que una vez realizadas estas adecuaciones México sí pagará el 9 de octubre el anticipo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar el acceso rápido, justo y equitativo a las vacunas contra el Covid-19 en el mundo.

“El formato de la iniciativa es un formato genérico, y México -igual que otros países- hicimos algunas propuestas de modificación para que se ajustara más a nuestra realidad jurídica, económica y procedimental. El viernes, que era la fecha límite para ratificar la adhesión de México a Covax, así se planteó. Hicimos saber a la iniciativa Gavi que es la Alianza Global para Vacunas, que es el portal de entrada a Covax, que así lo haríamos.

“Estuvimos en conversaciones favorecidas por cancillería, y quedamos que en el curso de la siguiente semana se estarán establecimiento ya los pormenores, y de ello derivará ya el momento el 9 de octubre que tendremos que pagar el enganche de acuerdo a las condiciones, pero lo abordaremos a lo largo de la semana”, sostuvo.

jmonroy@eleconomista.com.mx

kg