Un llamado urgente a reconocer y redimensionar la artritis reumatoide (AR) como una enfermedad altamente costosa, ya que es progresiva, potencialmente discapacitante y deriva en ausentismo laboral, con gastos sociales y psicológicos muy elevados para la sociedad mexicana, emitió la organización Central Ciudadano y Consumidor.

Al presentar el Reporte sobre Artritis Reumatoide en México, la agrupación estimó que el costo por la atención de este padecimiento puede llegar a 192,602 pesos por persona. Ello, sin considerar los costos sociales que implica para una familia el que uno de sus integrantes padezca la enfermedad.

De esta manera, sólo la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (mejor conocida como Seguro Popular), está dedicando unos 7,432 millones de pesos de su presupuesto para la atención de un total de 96,350 pacientes tratados y diagnosticados.

Por ello el organismo destacó la importancia de diagnosticar y atender oportunamente a los pacientes con artritis reumatoide porque en esa medida se evita que los costos en este rubrose sigan elevando.

Al señalar que los pacientes y en general los usuarios de los servicios médicos representan un grupo de consumidores altamente vulnerables, la Coordinadora Editorial de la organización civil Central Ciudadano y Consumidor, Jaina Pereyra, consideró urgente reforzar la defensa de los derechos de los pacientes.

Para ello, dijo, es necesario potenciar sus demandas mediante la implementación de estrategias realmente efectivas, que permitan no sólo que las autoridades escuchen sus peticiones sino que brinden soluciones a todas ellas.

Durante la presentación del reporte, Pereyra destacó que la asociación que representa tiene el firme interés de atender los reclamos y requerimientos de los pacientes, así como darles seguimiento hasta que encuentren una respuesta satisfactoria.

Francisca Vargas, coordinadora del Reporte sobre Artritis Reumatoide en México, consideró que es necesario aumentar los recursos federales para la atención médica de esta enfermedad en las diferen­tes instituciones del sector salud.

Dijo que conforme sus análisis, el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 sufrió un recorte de 40,000 a 35,000 millones de pesos en cuanto a los recursos destinados a la Secretaría de Salud, y en específico a la Comisión Nacional de Protección en Salud.

“Si bien esta disminución viene acompañada de esfuerzos de austeridad, moderación y eficiencia, se verán afectadas la compra de medicamentos y la formación de los médicos, provocando una disminución en la calidad de la atención de la población que vive con esta enfermedad”, dijo Vargas.

El reporte indica que, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México más de un millón de personas vive con artritis reumatoide y tres de cada cuatro personas que la presentan son mujeres.

El documento agrega que la causa de este padecimiento permanece aún desconocida, aunque se postula como teoría más aceptada la existencia de un agente infeccioso que es la que desencadena la enfermedad.

Debe tomarse en cuenta que existe una predisposición genética, dijo Vargas. Así, explicó, existe un estudio que indica que la prevalencia es menor en regiones urbanas como la Ciudad de México y Nuevo León, mientras que datos del Colegio Mexicano de Reumatología señalan que los pobladores de la península de Yucatán tienen una prevalencia de artritis reuma­toide cercana al triple del promedio nacional y mundial.

El documento dice también que aproximadamente el 70% de los pacientes experimentan destrucción articular irreversible en el primer año de su aparición y el 80% de los adultos en edad de trabajar presentan dolor incapacitante, rigidez y disminución de la capacidad funcional.

Entre 30 y 40% de los afectados por artritis reumatoide presenta incapacidad laboral a los cinco años de diagnóstico y más del 50% sufre discapacidad grave a los 10 años de vivir con la enfermedad.

La artritis reumatoide no se encuentra contem­plada en ningún programa especial de la Secretaría de Salud, además de que no existe un área responsable del padecimiento, los recursos humanos de los que se dispone en el primer nivel son precarios y no cuentan con el conocimiento suficiente para realizar un diag­nóstico eficiente.

Ante ello, es indispensable fortalecer la rectoría del Estado mediante la generación de programas de atención y prevención de la artritis reumatoide, agrega el documento de dicha asociación dedicada más bien a la promoción de la competencia económica, la mejora regulatoria, el libre mercado y los derechos del consumidor, pero que igualmente decidió asumir temas del ámbito de la salud dado su peso en el aspecto económico.