París, Francia. La exploración de Lengguru, considerada la expedición científica más importante realizada hasta la fecha en territorio indonesio, acaba de regresar segura de haber descubierto decenas de especies desconocidas hasta ahora.

Durante cinco semanas, del 17 de octubre al 20 de noviembre, 24 investigadores europeos y 42 científicos indonesios exploraron la excepcional biodiversidad de Lengguru, un macizo situado en el sector indonesio de la Isla de Nueva Guinea.

La cadena de Lengguru, integrada por formaciones calcáreas llamadas karsts , se caracteriza por series de pliegues montañosos que culminan a entre 900 y 1,500 metros, separados por valles profundos, donde el flujo de las aguas se pierde en las fallas.

Laurent Pouyaud, del Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD), describe con entusiasmo un inmenso laberinto , una sucesión de ecosistemas que no se ve en ninguna otra parte .

El mundo perdido de Lengguru, que tiene 10 millones de años, y que ya fue objeto de una expedición preliminar en el 2010, obsequió a los científicos numerosas sorpresas.

Ranas misteriosas y animalitos

El biólogo cita la presencia de peces en zonas completamente aisladas. Es la prueba de que esos peces están allí desde siempre, antes de la formación de las montañas , sostuvo.

También encontraron misteriosas ranas, aparentemente idénticas, pero los investigadores están convencidos, luego de escucharlas, que pertenecen a especies diferentes.

Geólogos, oceanógrafos, zoólogos y botánicos exploraron tres tipos de medio ambientes: terrestre, subterráneo y marino.

Laurent Pouyaud hizo el balance de la exploración terrestre: recogieron más de 50 especies de pájaros, 47 de reptiles, 35 de anfibios, 20 de murciélagos, pero también muchos animalitos como grillos (entre 100 y 150 especies).

En esta profusión, los científicos esperan poder confirmar la existencia de varias decenas de especies nuevas, aunque los descubrimientos todavía deben ser confirmados por análisis en laboratorio.

En cuanto a la flora, entre 100 y 300 especies de orquídeas fueron recogidas. El balance de la parte submarina de la exploración permite también pronosticar un número importante de especies nuevas , indicó Régis Hocdé, otro responsable del IRD.

Los buzos encontraron numerosas gorgonas (corales), y una gran diversidad de pepinos de mar, moluscos y plantas con flores marinas.