Tailandia es el hogar de algunas de las granjas de cocodrilos más grandes del mundo, donde los turistas pueden ver a los reptiles gigantes descansando bajo el sol, masticando pollo, o nadar en las piscinas de color verde esmeralda. Más de un millón de cocodrilos se mantienen en más de 1,000 fincas, según cifras del departamento de pesca tailandés, algunas están equipadas para criar, matar, curtir y exportar productos de lujo del animal.