“La cultura organiza el imaginario político, y si no hay una respuesta contundente y permanente de nuestra parte ante las expresiones supremacistas y de odio, nuestras comunidades estarán en riesgo, no solo en Estados Unidos, sino en otras partes del mundo”, señaló el canciller mexicano Marcelo Ebrard, al anunciar la creación del Instituto Digital César Chávez para el Español en Norteamérica.

En el foro virtual sobre supremacismo, discriminación racial y discursos de odio, en el que también estuvieron, este lunes, los embajadores representantes permanentes de México ante la OEA y la UNESCO, Luz Elena Baños y Juan José Bremer, respectivamente, así como las y los cónsules de México en las ciudades estadunidense de Los Angeles, Houston, Portland, Calexico y Chicago, el canciller Ebrard, recordó la masacre del 3 de agosto de 2019 en El Paso, Texas, y reiteró que no se trató de un hecho aislado sino de un acto terrorista, “una señal de alerta” que debe movilizar los esfuerzos de México en todos los fotos internacionales para reivindicar una “disputa cultural” y actualizar el compromiso de la comunidad internacional ante la discriminación y el racismo, en una hora, sin duda, urgente.

“Tenemos además que incidir en todos los foros multilaterales para desarrollar nuestra narrativa y nuestra tesis de que este tipo de doctrinas supremacistas y esos grupos son terroristas y por lo tanto hay que tomar medidas más allá”.

“No podemos permitir que esta doctrina del supremacismo y sus allegados puedan transitar tranquilamente, si las comparamos con otras formaciones políticas que ha sido proscritas. ¿Por qué los grupos nazis están proscritos en Estados Unidos y estos grupos ultrasupremacistas no?, si su propuesta es el genocidio”, cuestionó el canciller mexicano.

Dijo que el Instituto Digital César Chávez para el Español, nombrado así en honor del líder mexico-norteamericano reivindicador de los derechos de los trabajadores agrícolas en Estados Unidos en las décadas de los 60 y 70 del siglo XX, no tendrá un costo burocrático pero sí capacidad de aglutinar iniciativas culturas propuestas por las representaciones, los consulados y los institutos culturales en Estados Unidos.

Al explicar la génesis y alcances de esta iniciativa político-cultural, el historiador Enrique Márquez, director ejecutivo de Diplomacia Cultural, expresó: “En las 14 reuniones regionales que hemos sostenido con los 50 consulados de México en Estados Unidos, los temas del supremacismo, la discriminación y el odio han estado más que presentes (...) Hemos podido pulsar la contundente presencia del English Only, la bandera actual del supremacismo lingüístico, que se está aplicando a  mexicanos y a hispanos”, explica.

“Y la pregunta inevitable que surge en las reuniones de trabajo con los cónsules es: ¿cómo vamos a impulsar la cultura del español entre nuestras comunidades? ¿Cómo a través de nuestra lengua, frecuentemente mezclada con el habla de los pueblos originarios y el inglés, podríamos fortalecer el orgullo de pertenencia y la dignidad cultural de la comunidad mexicana?, detalla Márquez.

Por eso, el Instituto Digital César Chávez del Español en Norteamérica, cuyo proyecto de desarrollo estará a cargo de Nubia Macías, “nace con la vocación de difundir el español y las culturas mexicanas para dignificar a las comunidades que viven en el exterior; rescatar y divulgar las creaciones y expresiones culturales generadas por mexicanos y sus descendientes más allá del territorio nacional; atender el fenómeno cultural del trilingüismo (lengua originaria, inglés y español) presente en la vida cotidiana y la literatura y otras expresiones artísticas en diversas regiones de Estados Unidos; e impulsar la investigación académica y la divulgación sobre las distintas formas del habla del español de México para fomentar la dignidad  y la importancia de las culturas y las civilizaciones mexicanas”, cita Márquez.

Para su operación, el Instituto Digital César Chávez contará con un órgano académico asesor en México integrado por El Colegio de México, El Colegio Nacional, la Escuela Nacional de Antropología e Historia, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas y la Fundación de Letras Mexicanas; así  como un órgano académico asesor en Estados Unidos integrado por universidades de Texas, California, Illinois, Arizona y Florida.

El Instituto César Chávez comenzará a operar de manera inmediata a través de la red de diplomacia cultural que la cancillería ha construido en los 50 consulados de Estados Unidos, mediante 40 canales digitales ya disponibles y la plataforma www.diplomaciacultural.mx, detalló Enrique Márquez.

En dicho foro, la embajadora Marcela Celorio, cónsul de México en Los Ángeles, reflexionó que las acciones de supremacismo y odio no provienen de la falta de datos e información sino de la incomprensión  de la cultura y de la ignorancia; en tanto su colega en Portland, Beatriz Navarro, refirió que el asesinato del afroamericano George Floyd,  por la policía de Minneapolis, es una “oportunidad poner un espejo frente a nosotros y cuestionarnos acerca del desconocimiento que tenemos sobre lo mejor del otro”.

Por su parte, Tarcisio Navarrete, cónsul en Calexico, señaló que “frente al supremacismo lo único supremo es el valor de la igualdad frente a la dignidad y el derecho”.

El embajador Juan José Bremer, representante mexicano en la UNESCO, puso sobre la mesa una tarea pendiente -urgente- en relación con la ambivalencia de la tecnología y las redes sociales. ¿Por qué estamos perdiendo el internet en manos de la cultura del odio?, cuestionó.

Finalmente, el canciller Marcelo Ebrard cerró la reunión reflexionando acerca de la disputa por la nueva narrativa que México tiene ante sí en la era pospandemia: “No queremos regresar a lo mismo, queremos ir hacia adelante; tampoco queremos vivir en el rencor, pero cuando un pueblo olvida se ponen en riesgo los mejores valores que compartimos con toda la humanidad.”

“Esta es una gran batalla que tenemos que dar en todos los ámbitos multilaterales, y que no pierda su carácter prioritario en la política exterior de México, porque entendemos que la cultura es esencial en la tradición mexicana, porque entendemos que el imaginario político siempre se organiza a partir de la cultura (...) Todas las grandes batallas de la humanidad han empezado en la lucha de la cultura, en cómo pensamos el mundo y cuáles son los valores que nos identifican”, concluyó el jefe de la política exterior de México, Marcelo Ebrard.

francisco.deanda@eleconomista.mx