Lana del Rey no está siendo demandada por Radiohead, según declaró la editora Warner Chappel, luego de que Lana del Rey comunicará a través de su cuenta de Twitter el 7 de enero, que el grupo estaba demandándola por las similitudes entre su canción Get Free con el éxito de los 90, Creep.

La cantante estadounidense declaró que ella había ofrecido el 40% de las regalías de la canción, pero los abogados de la banda querían el 100 por ciento. Por supuesto ella se negó y tendría que ir a un juicio. Al día siguiente fue más allá: en un concierto declaró que si perdía el juicio, es posible que Get Free, escrito por ella, Rick Nowels y Kieron Menzies, tuviera que ser removida de su disco Lust for Life. 

Warner Chappel comentó que sí están en pláticas con los representantes de la artista pero que no hay demanda de por medio y que tampoco están exigiendo el 100% de las regalías.

La canción Creep fue lanzada en 1992 por la banda inglesa como parte de su disco debut Pablo Honey. La pieza fue escrita por Tom York y Jonny Greenwood, pero posteriormente fueron demandados porque se decía que tenía similitudes con la canción The Air That I Breathe (Albert Hammond and Hazlewood), de The Hollies. Radiohead perdió la demanda y los créditos de estos dos compositores fueron incluidos en su obra.

¿Qué pasará entonces? 

Si ambas partes están en contacto, haya demanda o no, es probable que estén en una primera ronda de negociaciones, según nos comenta la abogada Daniela Fregoso del despacho DFG Entertainment Law: “Pareciera que, Lana del Rey, al ofrecer el 40% de sus regalías, está aceptando que la reclamación tiene cierto sentido. Parece como una estrategia mediática, como si quisiera tener a los medios de su lado y al público, porque, aunque los jueces son los que deciden, como público te cae mal que se presenten este tipo de acciones. Y como artista esto te puede afectar más”. 

“Para los artistas es importante cuidar mucho la percepción del público. Para Lana del Rey es importante que quede claro que no hace plagios y Radiohead debe evitar quedar como que ellos se están aprovechando de la artista. Lo que sorprende un poco también es que la editora de Lana del Rey no haya dicho nada antes de que se lanzara la canción”. 

Si las partes no llegan a un arreglo, el asunto deberá decidirse en un juzgado, donde cada parte expondrá su posición y un jurado será quien decida si las canciones se parecen o no. En el mundo de la música hay un estándar en el que, si en ocho compases se encuentran similitudes, entonces se considera plagio, pero Daniela nos dice que los jueces deciden de forma discrecional: “No hay tales reglas de si tal o cual, o si la canción cae en similitud si tiene tales elementos. Es un tema subjetivo”. 

El especialista en derechos de autor, José Luis Caballero Leal, nos dice que un dictamen técnico de partituras es insuficiente. “Una comparación de partituras es insuficiente para determinar si hay un uso indebido. Y la razón tiene que ver en que en la escritura de la música, en una partitura, es posible que con una notación musical determinada se produzcan sonidos que son similares a los que se producen en la interpretación de una partitura de otra pieza de música. No importan los arreglos, ni las armonías, ni el ritmo. Lo único que importa es la expresión melódica, que es aquello en lo que recae la protección del derecho de autor. Si presenta similitudes sustanciales es que hay una apropiación indebida”. 

Para Caballero Leal, una de las formas de determinar es uso indebido es la combinación entre el informe técnico (que hace el perito en la partitura), y el juicio de los escuchas. Lo que él llega a hacer en su despacho, principalmente en casos relacionados con jingles, para determinar la apropiación indebida de una obra, es reunir a 6 o 7 personas de diversos oficios y que ellos digan si una obra determinada se parece o no a otro. 

Si se encuentra que Get Free tiene similitudes con Creep, el juez deberá decidir si hubo dolo o no, para establecer el porcentaje de remuneración económica para el demandante: “A lo mejor Lana del Rey la compuso y Creep estaba registrada en su cabeza, pero no quería aprovecharse de ella para obtener fama. Creep es una canción vieja y Lana del Rey tiene la notoriedad suficiente para no necesitar de una canción de Radiohead. No es cantante nueva, tiene notoriedad y un reconocimiento tremendo”, finalizó Daniela Fregoso. 

5 plagios famosos 

Luis Miguel vs. Marco Lifshitz

En el 2007, Luis Miguel perdió una demanda interpuesta por el compositor Marco Lifshitz, ya que argumentaba que su tema Siento nuestro aliento fue empleado para crear el tema interpretado por Luismi, Amarte es un placer. 

Armando Manzanero vs. Wayne

El maestro Manzanero se vio envuelto en una disputa derechos de autor por la canción Somos novios (1968), y es que resulta que un compositor llamado Sid Wayne (quien escribía a Elvis Presley) versionó dicha canción al inglés, le cambió la letra y la tituló It's imposible (1970). Ambos llegaron a un arreglo económico.

Shakira vs. Ramón Arias

La cantante colombiana fue demandad por el compositor dominicano Ramón Arias quien aseguraba que su canción Loca con su Tiguere, había sido usada en la canción Loca de Shakira, quien cantaba a dúo con El Cata. Finalmente, la cantante ganó esta batalla legal.

Led Zepellin vs. Spirit 

En el 2014, Led Zeppelin fue demandado debido a que se decía que Stairway to Heaven era un plagio de la canción Taurus (1968) del grupo Spirit. 

Marvin Gaye vs. Robin Thicke 

Herederos del músico Marvin Gaye demandaron al cantante Robin Thicke por plagio, argumentando que la Got To Give It Up de Gaye, tenía similitudes con la canción Blurred Lines. Thicke y Pharrell Williams (con quien coescribió la canción), tuvieron que compensar a los herederos por $7.3 millones de dólares.

@faustoponce