Keith Martin, el hombre más gordo del mundo, murió este viernes a los 44 años de edad víctima de una neumonía.

El británico falleció luego de que hace aproximadamente ocho meses se realizara una cirugía para remover tres cuartas partes de su estómago.

Keith Martin pesaba 444 kilos y tenía un Índice de Masa Corporal de 155, siendo de 18.5 a 24.9 el rango saludable.

Según medios locales, Martin ganó mucho peso a causa de la depresión en la que se sumió luego de la muerte de su madre.

Martin consumía 20,000 calorías al día, y sus desayunos consistían el al menos seis huevos fritos y pizzas, su almuerzo era en restaurantes de comida china y hamburguesas.

Durante el día tomaba al menos seis tazas de café y dos litros bebidas de gaseosas, que eran acompañadas por bocadillos, chocolate, patatas fritas, dulces y galletas.

De acuerdo con la información, Martin no pudo pararse de la cama durante todo un año.

mrc