Sobre el bulevar Jiquilpan, una pequeña casa-fortaleza es custodiada por la Marina, como un trofeo de su operativo Cisne Negro, que produjo el viernes la captura de Guzmán, el llamado Señor de los Túneles, que escapó por un ídem. Pero sólo por unos minutos hasta que salió al exterior y fue reaprehendido por tercera ocasión, junto con su jefe de escoltas, Iván Gastélum, el Cholo.