Para el director del 28 fmx-Festival de México –que el día de ayer llegó a su fin-, Gerardo Estrada, la televisión abierta debe involucrarse más en la promoción e inversión de proyectos culturales como el Festival que dirige.

Como toda la actividad cultural en México, mientras no entremos en la televisión comercial es muy difícil promoverla. Dígase lo que se diga, nuestra principal fuente de difusión es la televisión abierta; sin embargo, estas televisoras se han retirado de apoyo al festival. Y yo creo que sí: la televisión y sus concesionarios tienen que darle más importancia a la cultura. Si su compromiso social es ése, que lo hagan , dijo en entrevista Estrada.

Actualmente, el sector privado sigue apoyando 30 o 40% al Festival, ha faltado el entusiasmo de los primeros años, cuando era al revés: primero el sector privado. Hoy son mayores los apoyos públicos. Este año tratamos de equilibrar, pero era un año sui generis por el proceso electoral y las empresas y gobiernos tienden a ser más prudentes en sus apoyos; además, hubo cambios internos en algunos de nuestros patrocinadores, que vinieron a modificar un poco la relación, pero no dudo que podemos recuperarlas en el futuro .

Desde el año pasado, cuando Gerardo Estrada se estrenaba como director del Festival, ya lo podíamos ver de aquí para allá, en cada una de las presentaciones.

Ahora no fue la excepción: siempre de traje y con sus lentes, sin llamar la atención, lo mismo acudía a un concierto de cámara en la Sala Nezahualcóyotl o a la presentación de Antony and the Johnsons; o se le podía ver en el intermedio del estreno de la obra de teatro Temporal, platicando con el director del montaje Flavio González Mello, o entrando a la hora en que comenzaba el concierto bailable del africano Seun Kuti en el Plaza Condesa.

Momentos memorables

Estrada nos cuenta sus momentos más memorables: El primero, frente a Patti Smith, que fue el momento culminante -aunque fue al principio- del Festival, pero fue brillante, una de las presentaciones más emotivas. Otro, yo diría que el espectáculo de Antony and the Johnsons. Otro momento que me pareció muy importante se dio en el concierto que Balanescu ofreció en la Sala Nezahualcóyotl, por la manera en que conectó con el público , dice Estrada.

Hace un año, en conversación con este reportero, Estrada reconocía que habían faltado más espectáculos dancísticos. Ahora, el fmx-Festival de México contó con la estelar presentación en México del Ballet Preljocaj, del celebrado coreógrafo francés Angelin Preljocaj, con la pieza Blanca Nieves, una pieza fundamentalmente narrativa, algo peculiar en Preljocaj dado que él y su compañía son más conocidos por piezas más abstractas. Días después, la canadiense Estelle Clareton presentó S’envolver, pieza que des-humaniza la danza para observar la existencia y la magia de un cuerpo en movimiento.

Yo creo que siempre, en alguna manera, es más complicado traer espectáculos de danza porque es más caro, ya que son grupos más grandes. Entonces, tratamos de compensar. Ahora creo que no tenemos una deuda salda. Siempre la gente quiere más, aunque este año tuvimos dos grupos canadienses extraordinarios, un grupo alemán que hizo cosas no convencionales y un grupo de franceses que a la mayoría le gustó. Este año, la danza compensó las ausencias de años pasados. Por otro lado, la mayor parte del teatro este año fue mexicano. Este año, la disciplina con la cual quedamos en deuda es con la música de concierto. Sin embargo, siempre se trata de jugar con las diferentes disciplinas y, como el festival tiene continuidad, ya podremos hacerlo en el futuro , comentó Estrada.

aflores@eleconomista.mx