Guillermo y Elisa se conocieron por internet, ahí es donde comenzaron su romance. Pero ha llegado la hora de conocerse en persona, lo cual pondrá su mundo de cabeza pues Guillermo no sabe que Elisa padece de una enfermedad dolorosa y particular: Su piel es delicada, como las alas de una mariposa.  

Lo anterior es la historia que se cuenta en la obra La piel mariposa, de Jimena Eme Vázquez, dirigida por Isael Almanza y estelarizada por Diana Sedano y G uillermo Nava, que se presenta en el teatro La Capilla.

La piel mariposa es una condición que no tiene cura. Una enfermedad dolorosa que se transmite genéticamente, en la que la piel de los afectados es sumamente sensible a cualquier roce, el cual produce ampollas, úlceras y heridas.

“Hay testimonios de papás en donde se expone que, a los niños con este padecimiento, se les comenzó a caer la piel durante su primer baño. Los que padecen esta enfermedad, están destinados a la dependencia de sus padre y enfermeros, y están destinados a herise y curarse, herirse y curarse así una y otra vez y asi hasta que mueran. No hay personas viejas con esta enfermedad , de hecho, hay pocas personas en sus 20 y 30 años. Los que tienen este padeciemiento poseen una vida corta”, nos dice Diana Sedano, quien interpreta a Elisa.

La actriz ahonda en la trama de la puesta en escena: “La relación que se teje entre la chica de piel de mariposa y un hombre extremadamente violento, era una metafora del amor, de las relaciones que se generan hoy en día a través de las redes sociales. Me pareció interesante cómo nos relacionamos virtualmente y como mentimos en las redes. Elisa (el personaje que interpreto), no dice que sufre esa condicion y se plantea virtualmente como piensa que debe ser en su imaginario de mujer”.

“La ventaja y desventaja de una relación en internet es que puedes decir lo que quieras de ti, y no es necesariamente malo, estamos aprendiendo a usar esta herramienta. Y los personajes se enamoran … Y ella le da su dirección, nunca le había dado su dirección a nadie y este hombre toma un avión y va a verla. Y cuando llega, ella le dice que no se le puede acercar ni tocar”, agregó la actriz.

La obra funciona como una metáfora sobre las relaciones amorosas, comenta Diana, porque Nos ayuda a valorar cosas que damos por hecho como, por ejemplo, el tacto: si tienes pareja vas de la mano al cine, pero ellos no se pueden tocar: “Ahora bien, cualquier acercamiento que tienen es producto de la decisión de Elisa. No se trata de un hombre violento y una mujer débil, esa es una condición azaroza en la que se juntan dos seres que no debían juntarse pero al mismo tiempo tienen las condiciones necesarias para tener una relacion. La obra es una gran metáfora sobre lo que pensamos del amor, el tacto y la virtualidad. Ella es un personaje que enfrenta el dolor de una manera valiente y hasta podría decirse, divertida. Es un personaje divertido y estamos tratando de no victimzarlo, pues ya de por sí, la condición es muy dolorosa”.

La acción se desarrolla en la casa de Elisa, un espacio con tintes oníricos ya que “ha sido invadido” por el bosque, que representa el momento en que Elisa tuvo la oportunidad de ir y enfrentarse con la naturaleza, donde encontró momentos de gran libertad. Así pues, la escenógrafa Natalia Sedano incorpara estos elementos a un entorno realista.

La piel mariposa se presenta todos los lunes a las 8 de la noche, hasta el 28 de mayo, en el teatro La Capilla (Madrid 13, Coyoacán).