Este 23 de enero se celebra el Día Mundial de la Escritura a Mano para reconocer la importancia que tiene esta actividad que ha acompañado a la humanidad y documentado su paso a través de la historia.

“El arte de la caligrafía educa al control de la mano y a la coordinación entre la muñeca y el cerebro…. en cualquier caso, la escritura a mano, con la resistencia de la pluma y del papel, impone una demora reflexiva", escribió en 2009 el escritor y filósofo italiano Umberto Eco.

Sin duda, los elementos más importantes de la escritura a mano son la creatividad y el bolígrafo, pues gracias a la mezcla de estas dos se escriben cartas, apuntes, poemas, acuerdos, canciones, recetas e ideas que cambian e impresionan al mundo, países, comunidades, familias y personas.

Un hito en el bolígrafo fue la mejora que hizo Marcel Bich en 1950, en su fábrica en Clichy Francia, al invento de Lazló Józef Biró, pues gracias al perfeccionamiento de este instrumento, no sólo se obtuvo una herramienta de escritura que permitiera un trazo simple y fácil, sino que también logró llevar a cada rincón del mundo un producto confiable, accesible y de larga duración; ese instrumento que hoy es esencial para el desarrollo cognitivo de chicos y grandes.

Hoy en día, la relevancia del bolígrafo dentro de la escritura y la educación sigue siendo primordial. De acuerdo con un estudio elaborado por la Asociation for Physicological Science, los estudiantes de universidad que toman notas a mano tienen mejor desempeño pues, a pesar de que el uso de laptops permite redactar más información, el uso del bolígrafo hace que los estudiantes codifiquen el conocimiento, lo expresen a su manera y seleccionen el contenido más relevante para sus apuntes. El estudio concluye que las notas de los alumnos que usan la computadora terminan siendo literales, por lo que no hay un proceso cognitivo sino más bien repetitivo, lo que daña seriamente el proceso de aprendizaje.

Así también, la National handwritting Association señala que la caligrafía no sólo es clave para el desarrollo psicomotriz y de habilidades verbales, de escritura y lectura, sino también es parte de nuestra propia imagen y una expresión de nuestra personalidad.

¿Al filo de la muerte?

Una de las firmas —nunca mejor dicho— que ha seguido innovando en el bolígrafo, a pesar de que en el siglo XXI muchos creen que la escritura a mano está extinta o al filo de la muerte, es BIC, líder en papelería, que desde 1944 ha jugado un papel importante en el desarrollo de la escritura a mano en el mundo. 

Reconociendo la importancia del bolígrafo para la educación y el desarrollo cognitivo, BIC sigue desarrollando distintos tipos de puntas y tintas, que ofrezcan simpleza y diversión en cada trazo y, recientemente, adquirió la empresa fabricante del cuaderno inteligente y reusable Rocketbook, el gadget que propone reinventar el bello ejercicio de escribir a mano, y que puede puede conectarse a la red y enviar notas, dibujos o mapas al teléfono o a la computadora. Así, una buena idea podrá alojarse en la nube, pero nunca más quedará en el aire.

kg