Hace un año, los diseñadores y editores Julián Romero y Leticia Dávila decidieron arriesgarse y poner a prueba su experiencia en el mundo editorial y crearon Orbilibro, un sello editorial de amplio espectro que apuesta por una conversación entre los lectores y los contenidos.

El catálogo de Orbilibro está integrado por clásicos de la literatura universal en versiones digitales e impresas. Por ahora cuentan con dos ejemplares. El primero es El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde... y otras historias, de Robert Louis Stevenson, que contiene, por supuesto, la historia de Jekyll y Hyde pero también dos relatos extras, que son Markheim y El diablo de la botella.

El segundo es un compendio de historias de terror del siglo XIX llamado Y de noche... Historias de espectros, fantasmas y otras visiones, con cuentos de Bécquer, Chejov, Twain y Rilke, entre otros. Ya se encuentran trabajando en un tercer proyecto, pero ahora de un autor contemporáneo: la locutora y escritora Luisa Iglesias Arvide, de Radio UNAM, quien posee una serie de cuentos de terror.

En voz de Julián, la editorial aporta contenidos integrales para los lectores contemporáneos que no sólo leen en papel, también en digital y sobre todo interactúan. Queremos canalizar la inquietud y las ganas de participar de los lectores, alrededor de un contenido editorial. Así pues, les proponemos que participen en dinámicas en alguna faceta de la narración de la obra, la idea es que ellos participen y generen contenido para que en un futuro desarrollemos obras derivadas, por ejemplo .

Así pues, a través de las redes sociales y basados en alguno de los textos de Orbilibro, los editores pueden buscar que los lectores propongan u opinen sobre el destino de algún personaje, o llenen los huecos que las narraciones podrían contener. O incluso, podrán ser partícipes de algunos detalles de edición, como por ejemplo, poseen una edición especial de El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr .Hyde... y otras historias con el papel teñido en negro y las letras en blanco, que propusieron los lectores bajo el argumento de que así es como leen en sus tabletas.

Por otro lado, las portadas de las publicaciones impresas tendrán contenido extra (realidad aumentada) que puede consultarse desde un dispositivo móvil a través de la aplicación Aurasma que funciona para dispositivos iOS y Android.

Orbilibro es un palíndromo. Se puede leer al derecho y al revés , nos dice Julián, al tiempo que nos explica que inicialmente iban a llamarse Órbita ediciones, puesto que en el centro de todo se encontraba el lector y el contenido, y a su alrededor los procesos editoriales que sirven para llevar el producto final a su destino: Es un proceso de edición integral .

La editorial no sólo se dedica a la edición, sino también a la capacitación y a ofrecer servicios editoriales. De hecho, la inversión que Orbilibro hace en su catálogo editorial es posible gracias a los servicios editoriales de edición, diseño y formación que hacen a otras editoriales, así como de sus servicios de capacitación que han brindado a instituciones como la UNAM, la UAM y editorial Santillana. Así que por ahora el proyecto es, de alguna manera, autosustentable.

Por ahora, los libros de la editorial se consiguen en su tienda en línea (donde también se pueden encontrar libros de otras editoriales a precios muy bajos), pero tanto Julián como Leticia planean contar con una tienda física en este año.

Para más información sobre el trabajo de Orbilibro entra a www.orbilibro.com.mx.

@faustoponce