Este año, ONU Mujeres ha propuesto conmemorar el Día Internacional de la Mujer pensando en igualdad, construyendo con inteligencia e innovando para el cambio. El organismo señala que la innovación y la tecnología brindan oportunidades sin precedentes. Sin embargo, en países como México, “las tendencias indican que el sexo femenino no está lo suficientemente representado en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería, las matemáticas y el diseño, por lo que la brecha digital se está ampliando”, explicó María Luisa González Marín, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc). Esto impide el desarrollo de innovaciones sensibles al género.

Aunque la presencia femenina en el mercado laboral ha crecido, la mayoría se ubica en los trabajos de más bajos ingresos, en la economía informal, el comercio y los servicios, o en industrias como la textil y en las maquiladoras.

Mientras que 78 de cada 100 hombres de 15 años y más, disponibles para producir bienes y servicios, son económicamente activos, en el caso de las mujeres sólo 44 de cada 100 lo son, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (2018). A eso hay que sumar que en el país siete de cada 10 mujeres con un empleo (68%) gana como máximo 5,300 pesos mensuales, equivalentes a dos salarios mínimos.

“Aunque la participación de la mujer en el mercado laboral nacional se incrementó, sobre todo en los años 80, no alcanza ni la media de América Latina, que es de más de 50 por ciento. Incluso está por debajo de países como Perú”, detalló la investigadora.

Cambiando paradigmas

“Desde la banca móvil hasta la inteligencia artificial, es vital que las ideas y experiencias de las mujeres influyan por igual en el diseño y aplicación de innovaciones que conformarán las sociedades del futuro”, aseguró González Marín.

Parece que el camino es largo y sinuoso, pero ya se lleva algo recorrido. De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (2016), de los usuarios de computadoras e Internet en México, los hombres representan la mayor proporción a lo largo del periodo 2001-2015, aunque tiende a incrementarse la participación femenina, de 46.4 a 49.2% en el uso de computadora, y de 45.4 a 49.4%, en la utilización de la red: “Ellas son quienes más usan el teléfono móvil”.

Al respecto, Ana Buquet, directora del Centro de Investigaciones y Estudios de Género, sostuvo que las mujeres deben ser parte de la innovación para contribuir a cambiar su condición de género. “Si participan en el desarrollo tecnológico pensarán en aspectos que ellos no consideran. Por ejemplo, una aplicación sobre la menstruación o un cinturón de seguridad de coche que no aplaste los senos o sea adecuado para una embarazada. Si somos parte de innovar, podremos crear a favor de nosotras”, expresó.

Agregó que este sistema es complejo y difícil de erradicar, y no ocurrirá sólo mediante leyes y reglamentos o políticas públicas, “se requiere de cambios culturales en cuanto al significado que tiene lo femenino y lo masculino, y cómo se traduce en prácticas sociales”.

Mujeres conquistando con tecnología

El incremento de la participación de mujeres al frente de proyectos, tomando un papel protagónico en el sector, es vital para lograr un cambio. Un ejemplo son las mujeres pilotos de drones que buscan, además de desatar su potencial, inspirar, educar y empoderar a otras mujeres.

Desde fotógrafas y creadoras de contenido, hasta arquitectas e ingenieras, en México hay ejemplos de mujeres que se han ido involucrando en el mundo de los drones y han descubierto su pasión ahí. Tal es el caso de Selene García, ingeniera en geomática, quien fundó hace cinco años la empresa Geodrones, Ingeniería y Consultoría. Ella ha impulsado el uso profesional de drones en la industria de la ingeniería. Junto con sus compañeros, han logrado desarrollar una metodología para generar productos topográficos y levantamientos que le permite a las empresas ahorrar hasta 80% de tiempo frente a los métodos tradicionales.

Otro ejemplo es Verónica Chacón, restauradora de bienes muebles, quien descubrió en los drones una forma de documentar cada cambio en la evolución de un programa de conservación, de manera completa. A través de la fotogrametría (técnica para obtener mapas y planos de grandes extensiones de terrenos por medio de la fotografía aérea) con drones, Verónica ha participado en diversos proyectos de restauración de importantes templos, murales e iglesias a nivel nacional; asimismo, desde septiembre del 2018 inició actividades en Google Street View como fotógrafa de confianza y ha alcanzado el nivel 7 de 10 como Local Guide en Google Maps, lo que significa que realiza importantes contribuciones con reseñas, fotos y videos de diferentes lugares del país.

También Mariana Blanco y Mariel Galán están dejando huella en el mundo de los drones en México. Mariana es cofundadora de Sky Grabber Cinema, una empresa dedicada a fotografía y video aéreo, y Mariel es creadora de contenido especializado en temas de viajes y cuenta con más de 400,000 seguidores en redes sociales.

“Hoy, las mujeres tienen presencia en todos los ámbitos y poseen los mismos derechos que los hombres. Pueden desempeñar cualquier cargo y enfrentar todo tipo de reto; pueden ser exitosas y brillantes en todos los campos del conocimiento”, concluye Ana Buquet; sin embargo, hay demandas no resueltas que permanecen como prioridades por resolver.