Para el fotógrafo Ernesto Ramírez la Ciudad de México es “…un organismo vivo, que se autorregula, es un Frankenstein que sobrevive a pesar de nosotros”, y lo refleja en su material homónimo, donde presenta algunas imágenes de sus series Arqueología urbana (2005), Cerca del cielo (2010) y Exitocina, en un libro que va acompañado de un texto del periodista Héctor de Mauleón, que funciona como un hilo conductor de las imágenes del fotógrafo.