Sombras de Luna es una obra de teatro presentada por el grupo Colibrí y Venado, en la cual se reúnen varias disciplinas artísticas como la danza folklórica, la música tradicional y el canto, para tratar el tema de la brujería en México y cómo es vista.

“Hablamos de lo que se cree que son las brujas aquí en nuestro país, desde que se comen a los niños cuando están recién nacidos, hasta que son bolas de fuego, que se ven en el monte o que pueden transformarse en animales o tienen poderes sobre naturales o que la gente está segura de que las ha visto pero no lo puede comprobar”, indicó Fernanda Ruíz, directora y productora de la puesta en escena que se presenta en el teatro San Jerónimo Independencia.

La obra se divide en siete episodios: Limpia, Amarre, Nahuales, Despedimiento de un angelito, María Sabina, Magia negra, El amuleto y Bola de fuego, mismos que están ambientados por música tradicional mexicana, que es interpretada con violín.

En ese sentido, Ruíz Vargas explicó que la obra se conforma de esta manera porque el número siete tiene un significado especial dentro del mundo de la brujería, ya que es considerado como una cifra cabalística y agregó que el nombre de ésta se debe a que todas estas situaciones mágicas suceden por la noche y el más grande espectador que tienen es la Luna.

“Lo hicimos por episodios porque cada uno de los cuentos, de lo que se dice de las brujas es distinto en diferentes regiones, entonces más bien quisimos como delimitarlo de ese modo y tomar un aspecto de la bruja y aterrizarlo en cierta región y poderlo separar de algún modo”, señaló.

En cuanto al vestuario que utilizan, la productora destacó que no son los tradicionales de los estados, pues, a pesar de que tienen bases de la cultura mexicana, no se está buscando resaltar algún aspecto de la misma.

Impulso

De acuerdo con la también actriz y bailarina, esta obra también está pensada para impulsar el talento mexicano, pues su elenco está conformado de estudiantes y graduados de las diferentes escuelas que tiene el Instituto Nacional de Bellas Artes, además de ser una fuente generadora de empleos.

De igual manera, dijo que para la producir esta puesta en escena se invirtieron alrededor de medio millón de pesos, mismos que tienen contemplados recuperar en un lapso al menos de dos años.

Por otra parte, Fernanda Ruíz destacó que ya se encuentran en pláticas para llevar la puesta en escena a estados como Veracruz, Aguascalientes, San Luis Potosí, Zacatecas e Hidalgo, además de que están buscando llevarla al extranjero.

Asimismo, adelantó que se encuentran trabajando en otro proyecto, que podría ser presentado a mediados de 2018, por lo que buscan estar vigentes en el ámbito.

Teatro San Jerónimo Independencia

Periférico Sur 3400, San Jerónimo, Unidad Independencia,

Magdalena Contreras, CDMX.

VIP: 300 pesos

Preferente: 200 pesos

Luneta: 150 pesos

erik.paez@eleconomista.mx