México denunció este miércoles la supuesta copia de diseños indígenas de una comunidad del sur del país por parte de la estadounidense Anthropologie para la elaboración de prendas de vestir e instó a esa y otras compañías a dejar de lucrar con la propiedad intelectual de esas poblaciones originarias.

En los últimos meses, las autoridades han acusado a firmas como la española Inditex, dueña de Zara, o la también estadounidense Patowl de apropiarse de creaciones, patrones y elementos culturales de colectivos aborígenes, especialmente del estado sureño Oaxaca.

En un comunicado, el gubernamental Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) replicó unas denuncias de autoridades de Santa María Tlahuitoltepec, un municipio oaxaqueño, contra Anthropologie por el uso de los diseños de la blusa Xaam nïxuy, de la cultura Mixe, en unos pantalones cortos.

El INPI condenó "enérgicamente" la apropiación de esos diseños por vulnerar los derechos al patrimonio cultural y los conocimientos tradicionales, y anunció que está combatiendo el fenómeno mediante una iniciativa de reforma constitucional que será enviada en breve al Congreso.

Anthropologie, de la estadounidense URBN brands, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Reuters.

En mayo, la Secretaría de Cultura mexicana realizó acusaciones similares contra Zara por tomar elementos de la cultura mixteca, del municipio oaxaqueño San Juan Colorado, y en diciembre informó que la diseñadora francesa Isabel Marant se había disculpado por una situación parecida.

La casa francesa Louis Vuitton y la creadora venezolana Carolina Herrera también han enfrentado cuestionamientos por el uso indebido de esos elementos por parte del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha hecho del enaltecimiento del nacionalismo uno de los ejes de su proyecto político.