Una estela maya del siglo VIII d.C., procedente del sitio arqueológico de Piedras Negras -al noroeste de Guatemala- fue entregada este lunes por su poseedora al gobierno guatemalteco, en una ceremonia en la sede de la UNESCO en París, después de que se parase su subasta en 2019 por un requerimiento de este país.

La pieza arqueológica, denominada Estela número 9, desapareció de Guatemala en los años 60 (durante la guerra civil del país centroamericano) y fue comprada en 1963 en París por Manichak y Jean Aurance, una pareja de coleccionistas.

En septiembre de 2019, tras el fallecimiento de su marido, Manichak Aurance subastó su colección de más de 120 objetos de arte precolombino, en la que había piezas procedentes de varios países latinoamericanos como México, Perú, Ecuador y Guatemala.

México pidió sin éxito parar la venta porque consideraba que los objetos mexicanos habían salido de su país de forma ilícita, pero no pudo lograrlo al no figurar en los inventarios.

En el caso de Guatemala, se conservaban fotografías de la estela tomadas en su descubrimiento en 1899, por lo que esta pieza fue apartada de la subasta.

A través de la mediación de Francia y de la UNESCO (cuya sede está en París), Manichak Aurance optó por devolver de forma voluntaria la pieza a Guatemala.

"La entrega voluntaria de este fragmento muestra la importancia de la Convención de la UNESCO de 1970 en la lucha contra el tráfico de bienes culturales", explicó durante el acto de entrega Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO.

El embajador de Guatemala en Francia, Francisco R. Gross Hernández-Kramer, quiso destacar que esta devolución coincidía con el bicentenario de la independencia del país.

Para Gross Hernández-Kramer: "Guatemala, y la humanidad entera, recobran hoy parte de su historia".

De forma cuadrada (con unos 50 centímetros de alto, 46 de largo y 5 de ancho), esta estela maya realizada en el siglo VIII en piedra caliza representa el tocado del gobernante 4 de Piedras Negras, que accedió al poder en el año 729 de la era cristiana.

La pieza formaba parte de un conjunto más grande, de 2.85 por un metro de ancho, descubierto al pie de una pirámide de Piedras Negras, un importante centro político "donde encontramos algunos de los mejores ejemplos de estatuas mayas clásicas", explicó el historiador francés Dominique Michelet, especialista del arte de este pueblo precolombino.

La Estela 9 había sido programada para subastarse en septiembre de 2019 con un precio de salida de 35,000 euros.

Restituidora de buena fe

Manichak Aurance manifestó su alegría por ver que la obra volvía a su país de origen, "sé que va a un buen sitio".

Gross Hernández-Kramer quiso destacar la singularidad de esta devolución hecha de forma voluntaria por la tenedora de la pieza: "Abrimos una brecha dentro de la propia Convención de la UNESCO, porque no existe la figura de restituidora de buena fe".

El embajador guatemalteco citó al presidente francés, Emmanuel Macron, como ejemplo de empatía respecto a los países que han visto su arte original robado, ya que el país galo está envuelto en un proceso de restitución de bienes artísticos a sus antiguas colonias de África.

Un concepto que "tiene que desarrollarse", afirma Gross Hernández-Kramer, porque actualmente solo se recuperan "cerca de un 5% de las piezas que se reclaman".

Está previsto que la estela maya se exponga en el Museo de Arqueología y Etnología de la capital de Guatemala, donde, "en el medio plazo", según Gross Hernández-Kramer, se espera que sea de nuevo ensamblada con las otras tres piezas que permanecen todavía en Piedras Negras.

Sin embargo, todavía está desaparecido un fragmento de la estela, donde se aprecia un penacho con plumas del quetzal.