Catherine Deneuve y otras personas críticas con el movimiento #MeToo (#YoTambién) contra el acoso sexual suenan como "el tío pesado en la cena familiar", dijo un grupo de líderes feministas francesas el miércoles.

Deneuve y otras 99 mujeres firmaron el martes una columna en el diario Le Monde, en donde argumentaron que #MeToo es igual al puritanismo y está alimentado por el odio al hombre.

Su columna dio un tono radicalmente diferente al vivido el domingo en la ceremonia de entrega de los Globos de Oro, en la que Oprah Winfrey y destacadas personalidades de Hollywood apoyaron al movimiento #MeToo y otras iniciativas para combatir la desigualdad de género y el abuso sexual.

"Con esta columna están intentando reconstruir el muro de silencio que hemos empezado a derrumbar", dijeron la activista feminista Caroline De Haas y una treintena de mujeres más en su propia columna, publicada por el sitio web franceinfo TV.

Tras las acusaciones contra el productor cinematográfico estadounidense Harvey Weinstein, millones de mujeres acudieron a las redes sociales para compartir sus historias de acoso o abusos sexuales, usando la etiqueta #MeToo a nivel mundial o #BalanceTonPorc (#DelataATuCerdo) en Francia.

No obstante, Deneuve, de 74 años, y las firmantes de la columna dijeron que #MeToo ha ido demasiado lejos, defendiendo lo que calificaron como un derecho de los hombres a "incomodar" a las mujeres. Según afirmaron, esto es esencial para la libertad sexual y las mujeres pueden ser lo suficientemente fuertes para "no traumatizarse por manoseos en el metro".

"Creo que no están en sintonía con la experiencia de muchas mujeres", dijo la ministra de Transporte, Elisabeth Borne, a la emisora France 2, agregando que el acoso sexual en el transporte público es un asunto serio que el gobierno busca atajar.

De Haas y las otras activistas afirmaron que los que piensan como Deneuve ignoran la realidad del acoso sexual. "En cuanto hay algo de progreso con la igualdad (de género), incluso por medio milímetro, algunas buenas almas advierten que podríamos estar yendo demasiado lejos", escribieron.