Ciudadano Buelna es la nueva obra de Felipe Cazals, director de películas tan importantes de nuestra cinematografía como Canoa y Los motivos de Luz.

La cinta cuenta la biografía política de Rafael Buelna Tenorio, héroe de la Revolución fallecido muy joven durante la rebelión delahuertista en 1924.

Protagoniza Sebastián Zurita como Rafael Buelna ( Cazals: Sebastián pasó por un largo casting, pero uno de las razones claves (para darle el papel) fue su gran parecido con Buelna: son como dos gotas de agua ), Marimar Vega y Damián Alcázar, así como un ensamble de actores que incluye a Tenoch Huerta, Bruno Bichir y Elizabeth Cervantes.

Ciudadano Buelna es la historia de un héroe de una pieza, de una integridad a toda costa. Un héroe trágico que nunca estuvo cómodo entre sus pares revolucionarios, tan dados al reacomodo de convicciones y al cambio de chaquetas. La cinta de Cazals refleja esa nébula histórica que sigue siendo la Revolución pero deja claro la obstinación de Buelna en mantenerse fiel a sus ideales de primera hora.

Según contó Cazals, Buelna pudo haber cambiado la historia de México en tres ocasiones: no fusiló a Álvaro Obregón (a pesar de tenerlo prisionero), se aseguró de los objetivos de Carranza no atropellaran los derechos de los zapatistas en la Convención de Aguascalientes, y en una de sus últimas batallas aprehendió a un joven militar adversario al que perdonó la vida. Su nombre: Lázaro Cárdenas.

Relevancias aparte, el general Buelna ha sido prácticamente borrado de la historia oficial de la Revolución.

Sin embargo, Buelna es bien conocido y querido en su Sinaloa natal: el aeropuerto internacional de Culiacán lleva su nombre y la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) lo considera su símbolo, tanto que celebra una fiesta anual en su nombre.

Por esa razón la cinta está financiada casi en su totalidad con dinero del estado de Sinaloa y de la UAS. No hay dinero federal en la cinta, ni de Imcine, ni ninguno de sus fondos.

CONACULTA ME DIJO QUE NO

Con Ciudadano Buelna, Cazals completa una trilogía no deliberada sobre la Revolución Mexicana, comenzada con La vueltas del citrillo (2006) y continuada con Chicogrande (2010). No deliberada porque cuando comencé La vueltas del citrillo no tenía planeada Buelna… Chicogrande sí, pero me tardé 30 años en hacerla , explicó Cazals en conferencia de prensa. En aquella época estaba al frente de la cultura una señora de nombre Margarita López Portillo que no le permitió hacer la película.

Aquel no fue el último desencuentro de Cazals con las autoridades culturales. Con la realización de Ciudadano Buelna volvió a topar con pared cuando acudió al Conaculta a pedir un apoyo para la película minoritario, de tan sólo 20% (del presupuesto total) , dijo el cineasta.

Sin decir nombres, pero muy claro, Cazals dijo que cuando acudió directamente con la Presidenta del Conaculta a pedir el apoyo recibió una respuesta negativa. Me dijo que no tenían dinero para eso. Y por ‘eso’ yo interpreto que se refiere a que no tenían dinero para hacer una película sobre un héroe laico, liberal y no panista .

Cazals también acudió personalmente al Imcine y la titular del instituto le dio la misma negativa.

[email protected]