“El regional de Laguna fue mi experiencia más reciente, levanta mucho el ánimo llegar a la competencia y encontrarse equipos con los que ya has competido... Esto parecería difícil de entender si estamos hablando de una contienda, pero en FIRST el chiste no es salir peleada con otros equipos, al contrario, se fomenta la amistad, unión y el compañerismo”, platica Kristen Corlay miembro del equipo Botbusters de PrepaTec Garza Sada, en Monterrey.

Este encuentro no se trata de equipos deportivos, aunque sí es a través de enfrentamientos, el FIRST Robotics Competition, es un concurso mundial de robótica cuyo objetivo es despertar el interés de alumnos de nivel preparatoria por la ciencia y la tecnología, el desarrollo de programas innovadores, la educación y las oportunidades de cursar alguna carrera vinculada a estos temas, pero al parecer esto va más allá.

El robot es sólo el pretexto

Se trata de reunir equipos con chicos que trabajarán en mecánica, eléctrica, programación, diseño, áreas administrativas, acción social y otras áreas que se reúnen alrededor de un proyecto. Kristen pertenece a uno de los equipos que del 17 al 20 de abril estarán disputando la final internacional en Houston, Texas. A nivel mundial participan 33 países con 94 mil 750 estudiantes quienes conformaron 3 mil 790 equipos, de los cuales 27 son mexicanos.

“Soy una persona muy creativa, de entrada me he dado cuenta que la parte artística no está peleada con las áreas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), entendí que mis habilidades aportan al proyecto, por ejemplo, yo ayudo a cómo presentar nuestro proyecto a las empresas” platica Kristen.

Ella además de ser parte de la alianza ganadora que les dio el pase al mundial en los regionales de Monterrey, Ciudad de México y Laguna, obtuvieron el premio más importante y prestigioso para FIRST, el Chairmans Award que reconoce la labor social y el compromiso con su comunidad.

“Me gusta mucho también la parte de servicio social, a mí me apasiona el empoderamiento de las niñas, FIRST me enseñó que puedo hacer algo por este tema, aplicarlo dentro del equipo y además fuera de aquí”, Este equipo tiene una causa, ellos dan clases semanales de STEM en una casa hogar de niñas, “nunca me hubiera imaginado que esta causa externa que yo tenía, la pudiera ligar con la ciencia y la tecnología”.

Y esto se lleva a tope, “en muchos momentos nos encontramos todos en un salón y todos comparten sus proyectos de servicio social, está muy padre porque vamos intercambiando ideas.

Hoy mi equipo ya tiene muy buenas experiencias y nos ven como un ejemplo a seguir, somos estrategas, pierdes y ganas, no solo somos buenos constructores de robots, para mí fue muy interesante apoyar a otros equipos a calmar sus dudas. Es una comunidad”.

Francisco Guerra es el coach de Botbusters, el define de manera muy elocuente lo que significan las siglas de FIRST (For Inspiration and Recognition of Science and Technology), “un alumno ni siquiera se da cuenta de todo lo que está aprendiendo al estar aquí, al construir un robot realmente lo que está haciendo es fortalecer su comunicación, desarrollando su creatividad, innovación y sus herramientas de trabajo en equipo.  Además de hacerse conscientes de la responsabilidad social, personal, el pensamiento crítico y fortalecer sus sentimientos y sueños. Como extra, tienen acercamiento con empresas, que son nuestros patrocinadores y que valoran mucho estas actividades que forman personas y profesionistas muy completos”.

Él explica que el trabajo se sintetiza en seis semanas que se tienen para armar el robot, sin embargo este proyecto empieza mucho antes, “son lapsos de un año donde los equipos se preparan haciendo otras actividades. Esto prepara a los jóvenes y a nosotros para el mundo real porque es muy similar al trabajo en equipo”.

Para Francisco el trabajo comienza desde el primer día de clases “nosotros hacemos un reclutamiento para acercarnos a las nuevas generaciones, desde el día uno, trabajamos con ellos y vamos creciendo”.

Cuenta que ellos ganaron el regional de Monterrey con jóvenes de categorías inferiores, pasaron al nacional y nuevamente quedaron campeones, esta experiencia con jovenes de primer semestre los nutrió mucho y fortaleció al equipo pues para el robot más grande de la categoría FIRST. Los resultados fueron ser campeones en el regional de Monterrey y el regional de Laguna.

Hoy incluso les emociona que además hay equipos que quieran seguir su ejemplo y su modelo “porque así estamos fortaleciendo no solo a nuestro equipo sino el nivel de México en cuanto a robótica. Estamos abiertos a que otros equipos se acerquen a nosotros y ayudarles. De hecho ya hemos invitado a otros equipos a competir y han tenido buenos resultados”, dijo Francisco.

Aliados importantes

Zurich México, empresa aseguradora, decidió apoyar a 17 equipos para esta competencia uno de ellos, el equipo Arcadia 6608 obtuvo su pase al Mundial, sobre ello platica Aideé Zamorano, gerente de Sustentabilidad de la marca. “Estamos convencidos de que ayudando a los jóvenes en edad preparatoria a través de  FIRST fortalecen las capacidades y competencias profesionales que deben desarrollar antes de salir al campo de trabajo”.

Dijo que entienden que hay una brecha de educación entre lo que adquieren en la escuela y lo que requieren las industrias, además siendo  una empresa del sector financiero saben que un gran porcentaje de sus colaboradores tienen una formación STEM, por ello decidieron seguir inspirando a estas nuevas generaciones para que elijan estas disciplinas.

Aunque Zurich apoya económicamente a estos equipos de Tec Milenio para 2019, la experiencia ha sido reciproca asegura Zamorano “de los chicos hemos recibido una fuente de inspiración continua, son jóvenes en edad preparatoria que tienen muy entendidos los conceptos de cambio climático o de fuerza de trabajo en transición por ejemplo, saben que tienen que preparase para hacerle frente a la nueva realidad y para ellos es muy natural el uso de las herramientas digitales”.

Destacó que también están orgullosos de apoyar al único equipo en México y Latinoamerica integrado por puras mujeres, las Pink Hawks  “estas chicas nos enseñaron a ver la ciencia y la tecnología como una solución para incluirla y generar comunidades más resilientes, por ejemplo en el tema de las inundaciones.

Concluyó que hay muchos jóvenes que siguen a falsos ídolos pero FIRST les da la oportunidad de soñar, crear,  e inspirarse con personas reales y resolver temas como enfermedades, efectos derivados del cambio climático, entre otros temas. “Entendimos que FIRST es el deporte de la ciencia, por eso apoyamos este proyecto... Esperaría que muchos otros colegas de otros sectores e industrias pusieran el ojo en esto y apoyaran a los futuros líderes”.

[email protected]