¿Qué tan complicado podría ser publicar un libro si nunca se ha escrito de forma profesional? Todavía hace un par de años, esto parecía ser un privilegio de un líder de opinión, de quien tuviera títulos universitarios o de algún afortunado con millones de seguidores en redes sociales que pudiera ser asesorado y patrocinado por una gran editorial. Ahora, el impulso de las plataformas digitales y los negocios online lo hacen cada vez más accesible, pero hay una condición: escribir con disciplina y por el gusto de hacerlo.

Es lo que propone Nelly Acosta con su libro “52 ejercicios para escribir en piyama”, presentado en el marco de la edición 35 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

“Siempre escucho que para escribir necesitas tener algo interesante qué contar. Creo que es una gran mentira. Para escribir antes se necesita algo más básico: tener el hábito de hacerlo… por eso no ‘cualquiera’ lo lograría. Y la disciplina de escribir nada tiene que ver con tu edad, experiencia o calidad ortográfica”, explicó la periodista y editora.

Prueba de cómo la escritura sí puede desarrollarse con constancia y un poco de asesoría, son las 5 escritoras que acompañaron a Nelly a la FIL de Guadalajara para presentar, al igual que ella, su primer libro. Todas tienen algo en común: son emprendedoras y nunca antes habían publicado.

“No lo hicieron ni en 24 horas ni en 7 días, como rezan esas promesas en redes sociales. Todas sumaron pequeños triunfos, poco a poco, puliendo errores de escritura, y superando los bloqueos que siempre llegan. La gran recompensa siempre llega si se es constante. Y para ellas, fue subirse a un escenario en la FIL para compartir sus historias”, agregó Acosta, quien fundó la Academia online “Empodera tus palabras”, a través de la cual, enseña a emprendedores y profesionistas a escribir: desde un tuit, hasta un libro.

Foto EE: Cortesía

¿De qué escriben las emprendedoras? Jessica Vázquez comparte un mensaje para reconciliarse con el dinero con su libro “Divino Dinero”; Maribel Altamirano, el arte de servir dentro de una empresa con “Servicio al cliente: humanos atendiendo humanos”; Margarita Castillo, empodera a mujeres que viven violencia y lo compensan con sobrepeso con la novela “Inés: ¿valiente o rebelde?” y la abuela Evelia y Lulú Serrano con un mensaje ancestral con el libro “Bioprogramación chamánica”.

“En más de 20 años de laborar en redacciones de medios de comunicación, comprobé que mucha gente que tiene algo que decir, no sabe escribir. Y que muchísimos que sí escriben, sienten que no tienen nada propio qué contar. Con el libro “52 ejercicios para escribir en piyama” quiero animar a esas personas: a las que ya saben qué decir y no encuentran cómo, y los que ya tienen a la escritura a su favor y no se animan a llevarla más allá”.

¿Se necesita escribir en piyama? Para Nelly es la mejor forma de hacerlo. Es la metáfora de hacerlo en el día a día, de la forma más cómoda o divertida que se conozca, sin preocuparse demasiado por los errores, pues dice, esos siempre pueden pulirse después.

“La escritura es el mejor regalo que tenemos. Para tener claridad de ideas, entender la vida, ayudar a otros y hasta para darte el lujo, un día, de viajar a otra ciudad, como hicimos todas nosotras, para compartir nuestros libros”.

alejandro.rios@eleconomista.com.mx

kg