Cada año, en su entrega sobre las 500 empresas más importantes de México que elabora la revista Expansión, algunos esperamos que un conjunto de ellas se clasifiquen como culturales. Lejos aún de tal acontecimiento, tenemos que conformarnos con las llamadas de entretenimiento.

A ellas habremos de sumar las catalogadas en el sector de medios y extraer el componente sectorial en cultura al menos en hotelería y turismo, logística y transporte y en servicios financieros.

En entretenimiento son siete: CIE, líder en ventas en millones de pesos, con 9,470.2, generadora de 9,549 empleos y lugar 142. Cinépolis, Grupo Caliente, Cinemex, Codere México, Sport City y Cinemark México completan la lista. Juntas suman en ventas 29,617.2 millones de pesos, que en ejercicio ocioso, es poco menos que el presupuesto de este 2010 de la UNAM y el Conaculta.

En medios son catorce. En el lugar 34 lidera Grupo Televisa con ventas por 52,352.5 millones de pesos. Destaquemos al Grupo Prisa con 1,387.4 millones, a la paraestatal Impresora y Encuadernadora Progreso con 1,140.6 millones y al Grupo Santillana con 805.8 millones.

Hotelería y turismo importa por la liga al turismo cultural. Son ocho empresas que sumaron 22,122.4 millones de pesos. En logística y transporte, Grupo Transportación Marítima Mexicana tuvo ventas por 4,020.5 millones, de donde sale vía su AC Sociedad Internacional de Valores Mexicanos, recursos dedicados a la promoción de talentos en la música.

El sector de servicios financieros da para la desagregación por la presencia de numerosas fundaciones y fideicomisos, cuya incidencia en la economía cultural es notable. Banamex, Bancomer y Banorte, son algunos ejemplos.

Queda en claro la enorme labor por desarrollar para caracterizar el sector cultural y su papel en la economía. También la necesidad de estudios de etnomercadeo, antropológicos y semióticos.

En este sentido, cobra relevancia el esfuerzo que de De la Riva Group llevó a cabo con el Ficco en 2009, la que sería su sexta y última edición de la mano de Cinemex. Al retirarle su apoyo económico, el empeño de la hoy directora de la Cineteca Nacional, Paula Astorga, vio su fin.

No deja de sorprender que el estudio señalara en una de sus sugerencias, el seleccionar juiciosamente a los patrocinadores que puedan tender puentes con el público potencial del Ficco .

No acaba de sentarse en su silla y Astorga es objeto de cuestionamiento desde Templo Mayor de Reforma. Su antecesor, García Tsao, revienta contra Consuelo Sáizar y colérico revela la preocupación de un negocio entre el Consejo y Cinemark: te doy las salas que tengo en el Cenart como parte de la compra del complejo de avenida Cuauhtémoc.

Al menos dos cosas son ciertas: convertir a la Cineteca en una paraestatal sustentable y frenar el apetito de los exhibidores. Los tres grandes suman ventas por 11,758.8 millones de pesos y emplean a casi 20,000 personas.

Esquirlas.

La Comisión Intersecretarial de Transparencia y Combate a la Corrupción, impulsa una consulta para proponer Temas para la Rendición de Cuentas del Gobierno Federal. Mañosamente y con desgano se promueve entre el Conaculta y el INBA. A los interesados, sobre todo a aquellos que no reciben sus pagos a tiempo, les queda hasta el 31 de julio.