La embajada de México en Francia pidió este jueves la anulación de dos subastas que tendrán lugar en París en noviembre por el riesgo de que se vendan bienes de su patrimonio cultural.

La representación diplomática mexicana envió el 22 de octubre una nota advirtiendo al Ministerio de Asuntos Exteriores francés de estas ventas y expresando su preocupación "por el comercio de bienes de nuestro patrimonio nacional".

Las subastas "Archéologie, arts d'Orient & art précolombien" y "Pre-Columbian Art & Taino Masterworks from the Fiore Arts Collection" tendrán lugar en París en la casa Artcurial el 2 de noviembre, y el 10 en la casa Christie's, respectivamente.

La casa Artcurial sacará a subasta más de 40 piezas de las culturas mixteca, aztecas, tlatilco, colima, con valores estimados entre 230 y 11,000 dólares.

En el catálogo de la subasta que se celebrará en Christie"s se pueden apreciar objetos de la cultura maya de hace más de 1,000 años como un hacha del juego de pelota estimado entre 220,000 y 270,000 dólares y una máscara de la cultura de Teotihuacán de unos 1,500 años de antigüedad valorada entre 24,000-47,000 dólares.

Entre los 139 objetos de esta subasta, también figuran decenas de piezas prehispánicas de la cultura caribeña taíno, de cultreas asentadas en los actuales tettiroios de Panamá, Costa Rica y Perú.

En julio, México y Francia firmaron una declaración de intenciones para reforzar su cooperación en la lucha contra el tráfico de bienes culturales.

Desde hace unos años México intenta recuperar su patrimonio histórico en manos de colecciones privadas en todo el mundo, pero ha tenido grandes dificultades para recuperar piezas en Francia.

Pese a los reclamos de México, la casa Christie's celebró en febrero en París una subasta de 40 piezas prehispánicas de manos privadas europeas, que recaudó cerca de 3 millones de dólares.

Este lunes, Guatemala recuperó una estela maya que hace dos años estuvo a punto de ser subastada en París. México también reclamó entonces a la casa Drouot que se paralizara la venta de sus bienes, pero sin éxito, ya que, a diferencia de Guatemala, las puezas en cuestión no estaban inventariadas en su patrimonio nacional.

El comercio ilícito de bienes culturales genera cerca de 10,000 millones de dólares, según la Unesco.