“Desde la universidad nos toca hacer una reflexión crítica de este escenario fatídico de la cultura en el que los museos deberán de ser un territorio de resistencia y de modesta resiliencia, porque muchos van a desaparecer, siendo que la cultura es uno de los sectores económicos más importantes del país y no se ha tomado en cuenta”, dijo en entrevista Graciela de la Torre, gestora cultural y titular de la Cátedra Internacional Inés Amor en Gestión Cultural, que da comienzo este lunes en modo virtual.

Agregó que el llamado decreto de austeridad, anunciado el 23 de abril por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que ordena a las dependencias no ejercer 75% del gasto gubernamental en servicios generales, materiales y suministros, deja indefensos a instituciones culturales y museos, que por efecto de las políticas de austeridad ya venían en una merma a la que día a día, ante la emergencia sanitaria de covid-19, se adicionan pérdidas en taquilla, por recursos autogenerados y patrocinios. Calculó que la reducción en el sector cultural, en el mejor de los casos, será de 19% y, fatídicamente, de 37%, lo cual tendrá como efecto colateral inminente el despido de miles de trabajadores.

“En lugar de reconocer a la cultura como el quinto pilar del desarrollo sostenible, al lado de la salud pública, la equidad e inclusión social, el desarrollo económico y el equilibrio ambiental, esta administración ha tomado medidas tendientes a decrecer las posibilidades del ejercicio cultural, ya no digamos un ejercicio de excelencia, sino digno, de nuestra historia. Me parece un crimen que se desmoronen por andamiaje instituciones como el INAH y el INBAL, que se han tardado más de 50 años en edificar en este país y han dado frutos de excelencia y paradigmáticos”.

Hay un desconocimiento de parte de las autoridades federales, opinó, sobre el potencial del aparato cultural y cómo puede aprovecharlo en favor de la economía. Recordó que las empresas culturales en el 2018 generaron ganancias por 702,000 millones de pesos, equivalentes a 3.16% del PIB, y que en la actualidad el sector ofrece trabajo a alrededor de 1.5 millones de personas, y es fuente de producción, infraestructura y exportación.

“Si lo supieran, no estarían pensando en hacer el Complejo Cultural Bosque de Chapultepec y no estarían pensando en proyectos que nadie pidió, porque nunca se consultó a la comunidad. Su utilidad no fue consensuada por el gobierno federal, y, si bien generará empleos, en el futuro va a ejercer un presupuesto mayúsculo para su puesta en marcha. Es impensable que alguien pueda considerar que eso tenga que hacerse en estos momentos”.

Consintió la ejecución de programas como Cultura Comunitaria, pero no a costa de la indefensión de instituciones medulares del aparato cultural en el país. En su defecto, urgió, hay que paliar con iniciativas como la ley de mecenazgo, permitirles autonomía financiera, por ejemplo, que puedan valerse de los recursos autogenerados y de la participación de la sociedad civil.

“¿Por qué le tienen desconfianza a los sectores especializados, hacia la academia, las prácticas culturales y artísticas? ¿Por qué ese reduccionismo donde la cultura es lo que hace el pueblo? No creo que estén conscientes del valor social de la cultura, ni de que debe aliviarse la pauperización de creadores y trabajadores, que cada día es más contundente. Que no les digan que se serenen, por favor”.

La Cátedra Internacional Inés Amor en Gestión Cultural arranca con el Primer Foro Pensar la Gestión Cultural en Tiempos de Crisis, que reunirá del 4 al 7 de mayo a las investigadoras, historiadoras de arte, curadoras y gestoras culturales Alexandra Haas, Helena Chávez, Elena Paz, Diana Magaloni, Selma Holo, Dolores Beistegui, Silvia Singer y Amanda de la Garza para cruzar perspectivas sobre justicia de género, arte y ocio en tiempos de crisis y acerca del devenir de los espacios museísticos después de la contingencia.

Graciela de la Torre Pérez

Es historiadora del arte por la Universidad Iberoamericana. Fue directora del Museo Nacional de San Carlos de 1977 a 1989. Ese mismo año y hasta el 2003 fue titular del Museo Nacional de Arte (Munal). Asumió la responsabilidad de la dirección de Artes Visuales de la UNAM por 16 años y encabezó al equipo que creó el Museo Universitario de Arte Contemporáneo, el cual dirigió desde su apertura en el 2008 hasta febrero pasado, cuando delegó ambas responsabilidades a la curadora Amanda de la Garza para tomar la titularidad de la recién creada Cátedra Inés Amor en Gestión Cultural.

Primer Foro Pensar la Gestión Cultural en Tiempos de Crisis

Nodos virtuales del 4 al 7 de mayo de 2020

• “Justicia de género” Con Helena Chávez y Alexandra Haas Lunes 4 de mayo

• “El Códice Florentino: una lección sobre la condición humana” Con Diana Magaloni Martes 5 de mayo

• “Imaginación, arte y ocio en tiempos de crisis” Con Elena Paz Miércoles 6 de mayo

• “Nuestros museos ¿ya nunca serán lo mismo?” Con Selma Holo, Dolores Beistegui, Silvia Singer y Amanda de la Garza Jueves 7 de mayo

Todas las mesas se compartirán en horarios y fechas por anunciarse vía YouTube.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx