El Teatro Moliere está en líos legales. El inmueble ubicado en Polanco tiene un largo historial de problemas ante una posible clausura por parte de las autoridades.

En una primera etapa, el foro fue operado por Ocesa y presentó exposiciones como Las momias de Guanajuato o una del Titanic; después, la empresa lo dejó y se utilizó para exposiciones, funcionó como antro, se exhibieron peleas de box y diferentes eventos, pero sin rumbo fijo.

En el 2015, los dueños del espacio lo rentaron a Destino Entertainment, empresa mexicana que operaba con capital español y lo rebautizaron como el Gran Teatro Moliere en el que invirtieron dinero en la remodelación, pero después de una prueba con el espectáculo The Hole abandonaron la misión.

Entonces, la empresa lo subarrendó a Producciones Moliere, quien también intentó levantarlo presentando el espectáculo: Love, Live & Believe creado por Yenuin González, directora del Gran Teatro Moliere junto a Angélica del Rey.

Ahora, hace unos meses, el actor y productor Rodrigo Vidal rentó el espacio para montar Capricho y es aquí donde un conflicto legal estalló.

Según declaraciones de Lucía Bárcena, gerente jurídico de Grupo Alsavisión, dueños del espacio en Polanco, Destino Entertainment les debe cerca de 9 millones de pesos por la renta anual del inmueble y esto pondría en riesgo la obra que actualmente se presenta.

Sin embargo, Producciones Moliere, actuales administradores del recinto, envió un comunicado acerca de la situación: “El Teatro pasa por un proceso legal, pero opera con normalidad. No existe ningún riesgo de cancelación para el público”.

Producciones Moliere dice no tener problemas con Destino Entertainment; sin embargo, el caso actualmente se encuentra en juzgados.

“Dejamos a las autoridades correspondientes la resolución de la situación legal del teatro que aún se encuentra en litigo”, firma el documento el licenciado Hugo Carlos Parra, representante legal de Producciones Moliere.

El actor Rodrigo Vidal también aseguró no hay problema con la obra a pesar del litigio: “esos problemas están completamente fuera de nuestro alcance, pero nosotros como empresa no tenemos nada que ver. Nosotros llegamos, lo rentamos y nos dijeron que tenían todos los permisos” y dijo que estarán presentado Capricho hasta el 16 de diciembre como estaba planeando.

“El Teatro Moliere no ha renovado programa interno. Actualmente, se encuentra bajo un procedimiento de calificación de infracciones”, escribió Gustavo García, director ejecutivo jurídico de la alcaldía Miguel Hidalgo.

El Gran Teatro Moliere cuenta con una capacidad que va de los 800 a los 5,000 espectadores, dependiendo del espectáculo. El próximo sábado se realizará una función más de Capricho, el boleto de entrada va de 454 a los 1,329 pesos y están confiados en que los problemas legales entre dueños, subarrendadores y actuales administradores no afecten el espectáculo.

[email protected]