El actor de teatro, televisión y cine, un maestro de grandes actores de drama y comedia en el país, Héctor Suárez Hernández, murió este martes a 81 años de edad.

La noticia fue difundida por su hijo y también actor, Héctor Suárez Gomís, quien, a través de sus cuentas de redes sociales, hizo pública una carta firmada por la familia del histrión en la que se apelaba a la comprensión del público sobre el momento de duelo de los consanguíneos y allegados de Suárez Hernández.

“Para nosotros se va el papá, el abuelo, el hermano, el esposo y no la figura pública que merece todo el reconocimiento de la familia artística y los medios de comunicación”.

Las palabras del gremio escénico, del séptimo arte y la televisión honraron a raudales el trabajo ejemplar de quien, desde la década de los 60, encarnara personajes que han hecho reír y llorar y que se perpetuaron en el imaginario mexicano e hicieron crítica mordaz.

En el cine participó en más de un centenar de cintas, encarnando a entrañables como Tránsito Pérez, mejor conocido como “El mil usos”, en la película del mismo nombre estrenada en 1981, que relata las peripecias de un campesino que decide emigrar de Tlaxcala para probar suerte en la Ciudad de México; y “El tirantes”, personaje que interpretó en la cinta “Lagunilla, mi barrio”, de 1980, junto a actores como Manolo Fábregas y Lucha Villa. También fue parte de cintas que han sido consideradas como fundamentales del séptimo arte nacional, como “Mecánica nacional” (1972), de Luiz Alcroiza, de nueva cuenta junto a Manolo Fábregas y Lucha Villa, trabajo por el que se llevó el Premio Ariel. Además mereció tres Diosas de Plata por su actuación en Trampas de amor, En la cuerda del hambre y El mil usos.

En la televisión, Suárez trascendió por emisiones como ¿Qué nos pasa? y La cosa, en las que supo burlar la censura, hacer crítica política y social, al mismo tiempo que perpetuó en la memoria colectiva a personajes como “El secretario”, “El Flanagan”, “El No Hay” y el niño “Tomás”.

Sus últimos trabajos sobre las tablas fueron Toc Toc (2013), El crédito (2014), Estoy loco (2015), Los locos Suárez (2015) y La señora presidenta (2018).

Instituciones como la Secretaría de Cultura federal, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y la Filmoteca de la UNAM lamentaron su deceso y destacaron la capacidad cáustica para el humor

“La comedia, si no se hace en serio, no es comedia. En la comedia más vale ser honesto que chistoso”, recordó la cuenta de la Cátedra Ingmar Bergman para despedir a quien, "encontró en el humor el material para dar vida a los rostros de la sociedad”.

Por su parte, el Canal 22 anunció que en breve anunciará una programación para rendir homenaje al actor.

 

rrg