Hablando de cine el 2012 fue un año disparejo. Excelentes cintas al principio y al final, pero con un verano más bien olvidable salvo un par de excepciones. Fue un año bueno de taquilla, todo gracias al éxito apabullante de Los vengadores (la cinta Joss Wheedon han sentado las nuevas bases del éxito veraniego) y el impacto, menor en taquilla pero mayor en términos fílmicos, de Batman: el caballero de la noche asciende, el final de la trilogía que Christopher Nolan le dedicó a Batman.

El 2012 y sus diez mejores cintas según esta reseñista. El orden es jerárquico:

10. La chispa de la vida

Álex de la Iglesia

El siempre alocado y abigarrado cine del español De la Iglesia toma un giro de inesperada calma. La chispa de la vida (tenía el plus patriotero de ser coprotagonizada por Salma Hayek, gancho que no funcionó con la audiencia mexicana) es una comedia sobre el circo mediático alrededor de un publicista atrapado en un hoyo. Nada original pero muy divertida.

9. Siete psicópatas y un perro

Martin McDonagh

Para comedias incomprendidas, la película de McDonagh (autor de la nunca suficientemente bien ponderada En Brujas). Una burla del proceso creativo del cine, también una conmovedora historia de amistad. En Siete psicópatas uno no sabe cuándo reír y cuándo horrorizarse: esa es su falla original. También es su mayor encanto.

8. Los juegos del hambre

Gary Ross

Una cinta de explotación adolescente que va más allá de los clichés (romance, aventura, magia) del género. Violenta, profunda, convincentemente apasionada. Un gran inicio de franquicia, pero también una buena película por sí misma, con uno de los mejores soundtracks de lo que va de la década.

7. Looper: Asesino del futuro

Rian Johnson

Un homenaje noir a la ciencia ficción de Philip K. Dick. No es una obra maestra del género (el cine no es el mejor escenario para hablar de paradojas temporales), pero sin duda Bruce Willis y Joseph Gordon Levitt dan el tipo de actuaciones memorables que hicieron falta este año.

6. Tenemos que hablar de Kevin

Lynne Ramsay

Original de 2011, una cinta injustamente ignorada por las entregas norteamericanas de premios. No solo es un ensayo sobre la familia y la violencia escolar (un psicópata matará con cualquier arma que tenga a la mano) es también un portento del diseño de arte y del uso del contrapunto musical. Tilda Swinton es una de las mejores actrices contemporáneas.

5. Argo

Ben Affleck

Affleck ha demostrado que es el filmstar total: es guapo, actúa bien y cada vez es más cool. Pero resulta que lo que hace mejor es dirigir. Argo es una gran obra de suspenso aderezada con exactitud periodística y un toque ironía sobre el Hollywood industria. La secuencia del aeropuerto es inolvidable.

4. Moonrise Kingdom: un reino bajo la luna

Wes Anderson

Deliberadamente o no, Anderson ha sido el cineasta que mejor ha entendido eso que hoy llamamos lo hipster. Su sensibilidad es muy joven y por eso esta historia de amor preadolescente le salió de maravilla. Moonrise Kingdom es, con mucho, su cinta más ligera y por eso mismo la que fluye mejor.

3. Batman: el caballero de la noche asciende

Christopher Nolan

Todos los que han señalado la trama con hoyos, el ritmo desigual y las malas actuaciones de la tercera de Batman tienen razón. Pero se equivocan en lo fundamental: una película no necesita ser perfecta para ser memorable. Y El caballero de la noche asciende es una cinta absolutamente memorable que aguanta verla repetidas veces. Es, además, la mejor versión fílmica que se ha hecho sobre un superhéroe.

2. No es una película

Mojtaba Mirtamasb y Jafar Panahi

Cada cierto tiempo surge una película que demuestra por qué el cine es trascendente. Muchas de esas cintas salen de países en crisis. Este enorme documental iraní es el caso. Su verdadero autor (Panahi) no pudo firmar la obra po ser un crítico del régimen de Mahmud Ahmadineyad. Sin embargo, no es una cinta política, es más bien un relato existencialista sobre el cine.

1.Amor

Michael Haneke

Las películas de Michael Haneke son, todas, una paliza. Uno sale de la sala en silencio, tratando de entender lo que nos acaban de hacer. Por supuesto, lo mismo sucede con Amor, la visión hanekeana sobre la vejez, la decadencia y el final de una pareja. No hay redención fácil ni un final feliz, sin embargo es una de las mejores historias de amor de la historia.

Menciones especiales:

  • Ruby, la chica de mis sueños. Zoe Kazan se escribió a sí misma el mejor guión original del año
  • Prometheus. Michael Fassbender y Ridley Scott. Nada más
  • Adiós, mundo cruel. Al fin una comedia mexicana que sí hace reír
  • Buscando un amigo para el fin del mundo. Increíble: Keira Knightley y Steve Carrell hicieron química
  • Las ventajas de ser invisible Crecer duele, pero duele menos si tienes amigos tan raros como tú
  • Post tenebras lux. Dicen que Reygadas es un charlatán. Su última cinta es todo un acto de hipnotismo

[email protected]