El documento histórico que se presumió como el portador de la voz de la artista mexicana Frida Kahlo pertenece al soporte que tiene en su poder la Fonoteca Nacional, una cinta de carrete abierto que fue publicada en 1955 y que fue grabada por uno de los locutores con más prestigio de la época, Álvaro Gálvez y Fuentes.

Sin embargo, diversas personalidades, entre las que destaca Rina Lazo, pintora guatemalteca radicada en México, y quien fue aprendiz de Kahlo, rechazó que la voz que se escucha en el audio sea la de su amiga y maestra, quien murió en 1954 a los 47 años.

Al respecto, el director de la Fonoteca Nacional, Pável Granados, dijo a El Economista que, debido a que la voz de Frida es una de las más buscadas en México, fue su obligación dar a conocer el programa con una duración de media hora en el que el propio Gálvez y Fuentes confirma la narración escrita y leída en voz de la pintora.

Destacó que por su trabajo documental todas las opiniones cuentan, por lo que se creará un grupo especializado para el análisis y estudio de este audio con ayuda del Museo Frida Kahlo, y que pedirán ayuda a especialistas de la UNAM.

“Nosotros no estamos desmintiendo, estamos mostrando un documento histórico”, comentó Granados,“por eso nos sentimos obligados a dar a conocer un documento que consideramos muy importante”.

“Hemos hablado con la maestra Hilda Trujillo, directora del Museo Frida Kahlo, y acordamos crear un grupo interdisciplinario para estudiar este audio, que va a contar con expertos en audio, vamos a buscar a la UNAM, expertos en voz, un representante de Televisa Radio y vamos a buscar las disciplinas que sean las adecuadas para estudiar este audio a fondo”, detalló el funcionario.

Agregó que, debido a que fue en el acervo del periodista Álvaro Gálvez y Fuentes que se descubrió este primer audio, se revisará en su totalidad esta colección, donde “quizá podamos encontrar la entrevista original”, comentó.

Todas las pistas cuentan

Los acercamientos técnicos que la Fonoteca Nacional consideró en el manejo del polémico audio fue comenzar por reconocer que esta tecnología de carrete abierto llegó a México entrados los años 50, por lo que al ser una cinta antigua se encontraba seca, pero los soportes sonoros no tenían alteraciones, así que se llevó a cabo un proceso de aceitado especial para evitar el deterioro del material para luego ser digitalizado.

También había algunas particularidades que se encontraron en el audio al ser analizado con programas especializados de la Fonoteca. “Nos dimos cuenta de que la cinta se grabó con dos equipos distintos, las partes donde habla el locutor tienen otra potencia; fueron grabadas en un equipo profesional en un estudio, en cambio en las entrevistas de Diego Rivera de Lupe Ramírez, Dr. Atl y la supuesta voz de Frida Kahlo fueron grabadas con un aparato portátil, fuera de un estudio de grabación, y eso es importante porque lo único que podemos concluir es que no fue grabada en un estudio profesional, que el locutor salió y fue a grabarlo en cualquier otro lugar, posiblemente a una casa, pero no en un estudio”, detalló Pável Granados.

Este es el único audio en el soporte en donde se manifiesta que se escucha la voz de Frida Kahlo. También en los archivos se tienen dramatizaciones de la voz de la artista y lecturas de sus escritos.

“Es cierto que hay muchas apreciaciones que son muy valiosas, pero hay que decir que somos un acervo documental y necesitamos más documentos. Es decir que si hay una segunda grabación en donde esté la voz de Frida Kahlo necesitamos investigarla como una prueba tangible que nos otorgue otros elementos”, concluyó el director de la Fonoteca.

[email protected]