Este martes en la sede en Patriotismo del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), por primera vez en su haber, se lanzaron de manera conjunta las convocatorias para los concursos nacionales de arte popular 2019: la XLIV edición del Gran Premio Nacional de Arte Popular, el VI Concurso Nacional Grandes Maestros del Patrimonio Artesanal de México y la edición XXII del Concurso Nacional de Nacimientos Mexicanos, mismos que suman una bolsa en premios de más de 5 millones de pesos.

Así lo anunciaron Emma Yanes Rizo, directora general del Fonart, y Cándida Fernández de Calderón, directora de Fomento Cultural Banamex, asociación civil que tradicionalmente trabaja con el Fonart para dicha entrega de premios. Ambas estuvieron acompañadas por representantes del Complejo Cultural Los Pinos y de las entidades Querétaro y Tlaxcala, que serán sedes de las tres premiaciones en un ejercicio de descentralización de los concursos.

“De acuerdo con los objetivos de la Secretaría de Cultura, los premios que antes se realizaban solamente en la Ciudad de México serán ahora descentralizados”, destacó Yanes Rizo de manera previa al anuncio de cada una de las convocatorias.

Explicó que la edición XLIV del Gran Premio Nacional de Arte Popular premia a artesanas y artesanos cuyos trabajos se distingan por su aportación cultural, artística, estética y, ahora, de cuidado al medio ambiente. Su convocatoria, abierta desde este martes, cerrará el 4 de octubre próximo y el acto de premiación se llevará a cabo el 20 de noviembre, en Los Pinos. En esta edición se calificarán 36 categorías con un total de 128 ganadores y una bolsa de 3 millones de pesos.

Mientras que el VI Concurso Nacional Grandes Maestros del Patrimonio Artesanal de México tiene como cometido reconocer la continuidad de trabajo de los artesanos que ya han ganado concursos en el país. Dijo que la convocatoria, también abierta desde ya, cerrará el 13 de septiembre del presente año, premiará a 18 creadores en 13 categorías en total, con una bolsa de 1 millón 300,000 pesos, y concretará su premiación el 11 de octubre, en una sede en Tlaxcala todavía por definir.

Por último, la convocatoria del XXII Concurso Nacional de Nacimientos Mexicanos cerrará el próximo 18 de octubre. Esta edición calificará 12 categorías y premiará a 52 creadores con una bolsa en total de 1 millón de pesos. Su premiación se llevará a cabo el 28 de noviembre en la ciudad de Querétaro.

Artesanos han cambiado el ornamento

“Las ramas artesanales más concurridas han sido la alfarería, la cerámica, los textiles, las fibras vegetales y el maque. Hay una cantidad importante de grupos indígenas en estos concursos, como son el amuzgo, el nahua, tzotzil, purépecha, mazahua, huichol, zapoteco, otomí, muxe, chontal y mixteco, entre otros; mejor aún, el hecho de que la mayor participación de los mismo es de mujeres, con una participación de 60%”, precisó la directora del Fonart.

Cuestionada sobre cuáles son las técnicas artesanales que se pretende rescatar o estimular por el detrimento de su fabricación en las comunidades, Yanes Rizo respondió, sin entrar en detalle, que hay una especial atención en los textiles y cerámica. Además, se le preguntó sobre cuáles son las medidas de parte del Fonart para apoyar a las comunidades de artesanos que no son considerados como aspirantes a los concursos nacionales, artesanos más comunes.

“Fonart no sólo se dedica a hacer los concursos o a participar en ferias. Hay una serie diversa de mecanismos de apoyo. Uno de ellos es la capacitación laboral, donde los artesanos solicitan el respaldo de la institución para mejorar su producción. También está el apoyo a la producción, que tiene que ver con maquinarias o herramientas de trabajo y el acopio, la compra de productos que se da a través de la Contraloría Social”, respondió. Agregó que en la administración pasada fueron beneficiados alrededor de 500,000 artesanos con este tipo de programas y previó la posibilidad de que haya un incremento de este número en la presente gestión.

Por su parte, la directora del Fomento Cultural Banamex opinó que “la influencia del gran maestro en la comunidad es muy fuerte. Ellos, de alguna manera, van marcando el ritmo, el camino a seguir del desarrollo de muchas piezas, pero, efectivamente, sí hay un mercado interno en donde muchos de los trabajos que hacen los artesanos sí pueden estar mucho más en riesgo. Las artesanías utilitarias tienen una fuerte competencia y por eso muchos de los grandes maestros han ido evolucionando hacia el ornato porque (las preferencias) han dejado de ser utilitarias”.

[email protected]