Debido a la llegada masiva de seguidores, el campo santo de Nueva Yersey en el que fue enterrada la cantante Whitney Houston permanecerá cerrado al público de manera temporal.

Se trata de un cementerio pequeño que no cuenta con infraestructuras preparadas para canalizar los miles de seguidores que quieren dar su último adiós a la diva de la música negra.

De acuerdo con información de Europa Press, el cementerio es pequeño y sin infraestructura para canalizar a los miles de fanáticos, que acuden a dar el último adiós a la diva, por lo que se ha convertido en uno de los lugares de peregrinación y culto para los admiradores de esta artista.

Debido a la afluencia, las autoridades de la zona decidieron cerrar el cementerio y limitar la entrada solo a familiares directos de las personas que están enterradas allí.

Los alrededores del camposanto están surcados por varias vías pequeñas, así que solamente con que dos coches se encuentren de frente ya tenemos un caos monumental. Se trata de una propiedad privada y por eso se ha tomado esta decisión", aseguraba el jefe de Policía a los medios estadounidenses.

La tumba de Whitney, así como el hotel Beverly Hilton donde falleció la cantante, se han convertido en parada obligatoria para mitómanos y nostálgicos de la voz de esta estrella.

apr/ Con información de Europa Press