La tarde de este miércoles, la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, compareció ante las comisiones unidas de Cultura y Cinematografía y de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados como parte de la glosa del tercer Informe de Gobierno de la Presidencia de la República.

La sesión se prolongó por más de tres horas y constó de intercambios entre los integrantes de las comisiones y la titular de Cultura.

La funcionaria puso énfasis en el trabajo por la defensa del patrimonio extraído de manera ilícita del país, esfuerzo que hasta ahora ha conseguido la recuperación de 5,744 piezas. Destacó la reciente adhesión al Convenio Unidroit y reiteró que continúan los trabajos para la conformación de un cuerpo especializado de protección y tutela del patrimonio, aunque sin especificar plazos.

Asimismo, remarcó que México ha sido confirmado por la UNESCO como sede el próximo año de la Conferencia Mundial sobre las políticas culturales, Mondiacult, que reunirá a 190 ministros de cultura.

También confirmó que la dependencia trabaja de la mano del SAT y el IMSS “para reconocer que parte de la formalización del sector cultural representa la posibilidad de que los agentes culturales tengan seguridad social”.

Asimismo, hizo referencia de los programas prioritarios de la Presidencia de la República. Por ejemplo, mencionó que en el Tren Maya hay una inversión histórica de 1,500 millones de pesos para el mejoramiento de las zonas arqueológicas en el trazo. Lo mismo pasa, dijo, en el caso del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, que “se convertirá en el centro de investigación y el museo más importante del mundo en materia paleontológica, el Museo del Mamut, con una inversión de más de 300 mdp por parte de Sedena”.

Chapultepec, opiniones encontradas

Fausto Guerrero destacó que la descentralización de la cultura es una de las acciones primordiales de su gestión. El proyecto de Chapultepec, señaló, es ante todo un acto de justicia social: “se ha dicho que es únicamente para la Ciudad de México y esto es falso. Chapultepec es receptor y a la vez detonador de acciones y beneficios culturales para todo el país (…) los beneficios han impactado a toda la República, posibilitando una descentralización del gasto público. Es una acción contundente de redistribución de la riqueza cultural”.

Sin embargo, este punto fue uno de los más cuestionados por algunas legisladoras.

La diputada del PAN Paulina Agudo Romero opinó: “el proyecto de Chapultepec es ejercido por el gobierno federal para apoyar a la administración actual de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México”, y añadió que “esta obra con tintes electorales seguirá quitando recursos a proyectos originarios, festivales, aumento en becas, equipamiento y rehabilitación de espacios culturales en el país”.

Por su parte, la diputada Gabriela Sodi Miranda, del PRD, declaró que el Proyecto Chapultepec tiene asignados poco más de 3.8 millones de pesos para el ejercicio fiscal 2022, que si se retiran del total del Ramo 48 (de 15,028 mdp), restan unos 11.4 mdp, lo cual, dijo, sitúa al presupuesto por debajo de lo asignado en los últimos diez años.

En respuesta, Frausto Guerrero aseguró que el presupuesto para cultura “paró su disminución cuando entró este gobierno y ha ido aumentando año con año”.

Sin embargo, María Leticia Chávez, de Movimiento Ciudadano, mencionó que destinar el 25% del presupuesto del Ramo 48 para Chapultepec dejará un impacto negativo en las pequeñas comunidades, “ya que existen más de 2,000 casas de cultura y centros culturales distribuidas en 1,152 municipios que históricamente no han contado con los recursos necesarios para su equipamiento y rehabilitación”.

Y Frausto respondió: “me llama la atención y coincido plenamente con el tema de las casas de cultura”. Recordó que las casas de cultura fueron desvinculadas del INBAL en los 90. “Eran la primera ventana que tenía una comunidad (hacia la cultura). Ahí se formaron generaciones y se perdió esa dignificación (...) estamos analizando qué se puede hacer en ese caso, para nosotros es un tema a atender de manera prioritaria”.

Fomento de la lectura

Otro de los temas en los que se hizo énfasis durante la comparecencia fue el abandono desde la dependencia de la obligación para el fomento de la lectura, a decir de la diputada Sodi Miranda:

“Nos parece del todo erróneo que la Secretaría de Cultura deje la política de fomento a la lectura del Estado mexicano en manos del Fondo de Cultura Económica, del cual no soslayamos la importancia, pero su papel dentro del diseño institucional del Estado mexicano no es el de difusor”.

La funcionaria retomó la palabra para garantizar que, por el contrario, las bibliotecas públicas, una de los mayores sectores de infraestructura del país, se han vuelto esa primera ventana para el fomento. Desde ahí, dijo, se promueve la lectura y sí, en coordinación con el FCE.

Finalmente, agradeció a los legisladores “que se sumen a la defensa de estos derechos colectivos que tienen las culturas de México”, esto en el caso de los artistas populares que ven plagiados sus diseños por marcas comerciales, una iniciativa que contó con el respaldo expreso de las bancadas.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx