“Queremos lo mismo que ellos: que al cine mexicano le vaya ¡muy bien! Pero creemos que el camino es otro (...) el cine nacional tiene que conectar con el público y ha funcionado muy bien. Por el momento vamos a terminar de afinar nuestra propuesta que pronto daremos a conocer. No queremos confrontar, nosotros queremos construir juntos”, señaló en entrevista Tábata Vilar Villa, directora de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine).

Durante muchos años, la Canacine ha señalado que el estatus del cine mexicano no va a crecer a través de un decreto y ha respondido a lo largo de los años a distintas propuestas proteccionistas; la cámara asegura que existe una necesidad de apostar por películas que conecten con el público nacional, mayor apoyo del Estado, tanto en en México como en el extranjero, e inversión.

Pero ahora, en el proyecto del ganador de las elecciones presidenciales, Andrés Manuel López Obrador, la intención es imponer 30% del tiempo total de exhibición para las producciones nacionales; dos semanas obligatorias en cines y regulación en los horarios para las películas mexicanas.

Sobre este tema, Tábata Vilar, actual directora de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica, prefirió no emitir una opinión oficial por el momento, pero explicó:

“Justo se reunió la sección de productores de Canacine con el fin de armar la propuesta de agenda de políticas públicas que fomente la industria en México. Ya que se haya condensando esta agenda la comunicaremos, pero, repito, nosotros también queremos que al cine mexicano le vaya muy bien”.

Desde el año pasado, Canacine prepara diferentes documentos e investigaciones respecto a la industria cinematográfica en México: producción, exhibición, distribución y sus necesidades, que pronto dará a conocer, con el fin de que ayuden a reflexionar.

En otro tema, en cuanto a los cambios que se avecinan en Canacine, Tábata Vilar aclaró que serán en la Presidencia de la cámara, no en la dirección.

En la última década, la presidencia de Canacine ha sido de los exhibidores: el fundador de Cinemex, Miguel Ángel Dávila; después fue Alejandro Ramírez, presidente de Cinépolis (quien estuvo seis años) y desde febrero del 2015 es José Leonardo Martí, director general de Cinemex.

Pero para el próximo periodo ya se habla de la llegada de un reconocido productor de cine como presidente de Canacine, una cámara que fue fundada precisamente por productores; la votación será el próximo martes.

En cuanto a Canacine, Vilar señaló que “no sólo es una cámara de exhibidores y distribuidores, pues cuenta con más de 40 productores afiliados, todos en activo, y alrededor de 40 empresas afiliadas que son proveedoras de la industria como proveedores de butacas, de comida, publicidad etcétera”.

Entre los afiliados a Canacine están: Cinemex, Cinépolis, Cinemagic, Cinemas Henry, distribuidores, Universal Pictures, Videocine, Corazón films, la Asociación de Cineastas Independientes, Oaxaca Film Fest, LCI. Corporativo, Christie Digital, Estudios Churubusco (Laboratorios), entre muchos otros.

En la misión de Canacine se muestra representado el interés general de la industria cinematográfica. “Ya que en ella están integradas las personas físicas o morales que se dedican a la producción de películas de largo o de cortometraje y de televisión, distribución de películas comerciales de largo o de cortometraje y de televisión, exhibición de películas cinematográficas, de largo o cortometraje, los estudios, salas de doblaje, laboratorios y talleres que directamente estén relacionados con la industria cinematográfica, productoras, reproductoras, distribuidoras, exhibidoras y comercializadoras”.

vgutierrez@eleconomista.com.mx