Britney Spears dijo el miércoles a un juez de Los Ángeles que supervisa su controvertida tutela que quería recuperar su vida.

Las declaraciones de la estrella del pop, pronunciadas a distancia en una audiencia de la Corte Superior de Los Ángeles, fueron sus primeras declaraciones públicas sobre el acuerdo legal aprobado por el tribunal que se estableció por primera vez en 2008 cuando ella sufrió una crisis de salud mental.

En una emotiva declaración, Spears, de 39 años, dijo que creía que la tutela era abusiva. "Sólo quiero recuperar mi vida", dijo.

"Estoy traumatizada. No soy feliz, no puedo dormir", dijo. "Estoy muy enfadada y lloro todos los días", añadió.

Pidió que se pusiera fin a la tutela. "Creo sinceramente que esta tutela es abusiva", añadió.

El juez aún no se ha pronunciado.

La última vez que Spears habló directamente con el juez fue en mayo de 2019, pero el tribunal estuvo cerrado al público y su testimonio fue mantenido en reserva. Nunca se han revelado detalles sobre su salud mental.