Ernesto Contreras, presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), señaló en entrevista que “no hay mano negra en el Premio Ariel”.

Este reconocimiento a la creación cinematográfica siempre se ha visto envuelto en polémica, decisiones cuestionadas, falta de presupuesto y desinterés de una parte de la comunidad cinematográfica.

Ahora, el cineasta Ernesto Contreras, quien recibió 16 nominaciones por su película Sueño en otro idioma, se enfrentó a la decisión de renunciar a ser candidato a Mejor Director para evitar malos entendidos.

“Fue una decisión personal. No hay ningún estatuto y en el reglamento no se dice nada, pero la verdad es que nunca había pasado esto. Yo hablé con los productores de la película y la asamblea y decidí no inscribirme, pero no te creas, me pesa no haber competido. Pero las cosas se hicieron bien y el sistema de votación es secreto, todo está certificado por un notario público y, te lo digo, no hay mano negra”, expresó.

Sobre las críticas, como la del cineasta Michel Franco, quien comentó: “Es raro que he tenido cuatro películas en Cannes, pero no puedo ganar un Ariel ni estar nominado”.

Contreras dijo: “Lo he tomado de la forma más abierta posible y he entablado un diálogo con quienes han expresado alguna inconformidad. Con Michel lo platicamos, le explique el proceso (...) Hay una democracia en la forma de votación y a veces nos toca y a veces no. Pero de verdad, no hay nada amañado”.

En cuanto al tema del presupuesto, un problema constante dentro de la AMACC, Contreras explicó: “Se nos asignó un presupuesto y luego nos dieron una ampliación, siempre hace falta más. Va a ser una ceremonia muy congruente, no queremos algo ostentoso, será un Ariel digno para festejar las películas”.

Uno de los objetivos de Conteras es lograr que la AMACC reúna a todo el talento mexicano que hace cine.

“Se trata de sumar y uno de mis objetivos es formar comunidad, sentido de pertenencia y estoy atento a ello. Finalmente, la Academia es un espacio único de encuentro, de dialogo y de discutir todos los temas que nos interesan. Somos una comunidad tan fuerte y lo mínimo que nos queda es ponernos de acuerdo”, dijo.

El Ariel de Oro será otorgado a la actriz Queta Lavat y al cinefotógrafo Toni Kuhn. Meme del Real, de Café Tacvba, se encargará de la parte musical, entre algunas sorpresas.

La ceremonia del Ariel se realizará el 5 de junio en el Palacio de Bellas Artes, donde se celebrarán 60 años de la entrega del premio. Por primera vez se transmitirán en vivo en la Cineteca Nacional.

“Será una ceremonia especial, pues son 60 años, pero la idea es que tenga mejor ritmo y que se vea mejor en televisión, que el público la disfrute, pero sin perder de vista que el Ariel es la oportunidad de encontrarnos todos los que hacemos cine en este país y celebremos”, finalizó Ernesto Contreras.

vgutierrez@eleconomista.com.mx