María Elena Álvarez-Buylla, titular del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) compareció este miércoles 27 de mayo, de manera virtual. ante los integrantes de la Comisión de Ciencia y Tecnología en la Cámara de Diputados. Varias fueron las preocupaciones que expresaron los legisladores entre ellas, la extinción de fideicomisos, pues aseguraron que estos fondos tienen reglas muy concretas que si no se cumplen se sancionan.

Erasmo González Robledo, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública en San Lázaro, aseguró que hay interés en conocer a fondo la situación de esta figura. “No se tomará una decisión precipitada, esto será escalado a un parlamento abierto, esto es parte de un análisis frente al entendimiento de los fideicomisos y saber cuál es la mejor estructura para estos recursos, saber si están teniendo el alcance para temas para los que fueron creados”.

Al respecto la funcionaria respaldó la extinción de fideicomisos que tienen que ver con su dependencia, declaró que al inicio de su administración existían 65 fideicomisos ligados al Conacyt, los calificó de ineficaces y un gasto que provoca un estancamiento, por ello se decidió su extinción para quedar con solo cuatro de ellos. Agregó que, de 65 comités técnicos, será uno solo el que se encargue de su administración denominado Fondeso Pronase.

Anunció que desde el 25 de mayo se dio el inicio de la extinción para esas figuras, “Se va a concentrar en un solo etiquetado”. Detalló que se dará continuidad a proyectos y compromisos con instituciones y se realizarán auditorías forenses para indagar si hubo manejos no adecuados”. Los Fondos Conacyt y los Fondos Mixtos, se mantienen.

Sobre el recorte del 75% de gasto operativo que mandata el decreto presidencial del 23 de abril para las dependencias gubernamentales, Álvarez-Buylla aseguró que no se pone en riesgo la funcionalidad de las dependencias públicas y que los científicos no se verán afectados con la Ley de Austeridad, pues ya se platica con la Secretaría de la Función Pública. Dijo que tampoco se verán afectar los centros de investigación, pues sus fideicomisos se pueden quedar, pero bien fiscalizados. “Son recursos comprometidos y la Secretaría de Hacienda ya aceptó que no se afectaran… ( ) el recorte no ocasionará despidos de personal, incumplimiento de contratos como la renta de inmuebles, ni recorte de becas ni apoyos en investigación”.

No obstante, los fideicomisos de ciencia y cultura y, por lo tanto, sus fondos se extinguieron de facto tras un decreto presidencial y ahora está en marcha una iniciativa en la Cámara de Diputados para reformar la Ley de Ciencia y Tecnología que, de aprobarse, dejará sin efecto y sin dinero a los Fondos de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico a que se refieren los artículos 23 y 50 de dicha ley.

Ataque y desconocimiento

En contraste, la comunidad científica ha mostrado preocupación “Lamento mucho que en su comparecencia Elena Álvarez-Buylla no haya sido suficientemente explicita con el tema de los fideicomisos, aunque de entrada reconoce que se van a eliminar, ella ya lo da por sentado y eso es muy decepcionante”, asegura la  doctora Alma Maldonado, investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional.

“Yo creo que muy pocas veces habíamos tenido un director de Conacyt que no saliera al frente de su comunidad y que no defendiera los recursos como debe ser”.

Aseguró que como primeros afectados, hasta ahora no saben bien qué pasa ni con los fideicomisos ni con muchos temas “la comunicación es poco clara (... ) la lectura que algunos de nosotros hacemos, es que el dinero no fue suficiente con esta primera intención de tomar dinero de los fondos y fideicomisos, y que por eso vuelven a proponer esta iniciativa, para ahora sí, para no dejar espacio ni lugar a dudas de que se puede tomar este dinero”.

Agregó que hay un tema preocupante desde lo discursivo, donde hay un asunto de no entendimiento, ataque y desconocimiento de lo que es el trabajo científico, hasta el tema de fideicomisos y un recorte del 75 por ciento.

“Algunos de nosotros ya llevamos tiempo levantando la voz porque además viene la Ley de Ciencia y Tecnología (...) Hoy no podemos salir a las calles a manifestarnos, pero las cosas se van juntando y cada vez la participación de los científicos e investigadores va creciendo, hoy tenemos premios nacionales, miembros del Colegio Nacional y académicos muy reconocidos que antes no se había manifestado, pero esto va cambiando. Esto puede ser una señal para que nuestras autoridades entiendan que esta preocupación es genuina”.

[email protected]