La tarde de este lunes, después de que la semana pasada lograran la intervención de la Secretaría de Gobernación (Segob) para establecer y mediar una mesa de diálogo con la Secretaría de Cultura federal, a fin de formalizar la negociación sobre los apoyos para creadores y trabajadores de la cultura precarizados por el paro de labores en el sector a causa de la emergencia sanitaria en el país, las organizaciones sociales Movimiento Colectivo por el Arte y la Cultura de México (MOCCAM), No Vivimos del Aplauso y Asamblea por las Culturas sostuvieron una extensa reunión con funcionarias de la dependencia, encabezada por la secretaria Alejandra Frausto Guerrero; Lucina Jiménez, directora del INBAL; Natalia Toledo, subsecretaria de Diversidad Cultural; y Marina Núñez Bespalova, subsecretaria de Desarrollo Cultural, quien tomó la batuta de las negociaciones para llegar a los acuerdos.

Si bien fueron varias las voces que se dejaron escuchar y diversos los cabos que quedaron sueltos por la diversidad de temas llevados a la conversación, los colectivos aceptaron la propuesta de Cultura para abrir mecanismos de apoyo económico a un padrón de artistas y trabajadores de la cultura en situación de precariedad seria, cuya cantidad de beneficiarios está todavía por definirse, pero que partirá de una lista de 3,850 que el INBAL y los colectivos han venido depurando.

Hubo acuerdo en que habrá dos vías para entregar apoyos por montos distintos: 25,000 pesos individuales por parte del programa de apoyos de Crédito a la Palabra, de la Secretaría de Bienestar, que se destinará de manera inmediata para los actores culturales más necesitados y no están en posibilidades de presentar un proyecto artístico a manera de retribución, mismos que deberán devolverse sin el cobro de intereses en tres años; la segunda, una serie de pagos individuales por 15,000 pesos, otorgados por el Banco de Funciones de la Secretaría de Cultura federal, que ofrecerá respaldos a cambio de la prestación de servicios profesionales de los creadores.

El listado será devuelto a los colectivos para su aprobación, hasta que haya un acuerdo mutuo para hacer llegar dicho padrón a la Secretaría de Bienestar, misma que deberá entrar en contacto con los posibles beneficiarios.

“Nosotros no podemos mover ese listado sin autorización de ustedes. Lo que hicimos fue coordinar y cruzar información con las entidades federativas involucradas que se registraron en ese mismo listado. Trabajamos a la par con varias de ellas para analizar los perfiles de necesidad (...) Quisiera que, más allá de las dependencias, nos vieran como gobierno federal. Es decir, todo lo que se está haciendo es la conjunción de esfuerzos entre tres secretarías (Cultura, Bienestar y Hacienda), de canales distintos de dispersión de recursos”, refirió Núñez Bespalova.

Los colectivos y la subsecretaria de Desarrollo Cultural se reunirán el próximo jueves para discutir sobre la integración definitiva del padrón de creadores y trabajadores de la cultura que finalmente será aplicada. Asimismo, se plantearán fechas para establecer nuevas mesas de conversación sobre programas de cultura infantil, temas jurídicos de la dependencia y la situación específica de los artesanos, cada una con los funcionarios correspondientes cada sector.

[email protected]