¿Qué papel juegan las redes alternativas de exhibición? ¿Cómo fortalecer redes y festivales?¿Cómo incentivar un nuevo modelo de salas de cine? ¿Cómo garantizar la exhibición del cine mexicano que incluya a todos los públicos?

Fueron algunos de los temas que se abordaron en una mesa de diálogo pública convocada por la próxima secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, y el equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador, presidente electo.

“La producción de cine mexicano pasa por un muy buen momento; se producen más de 170 películas al año, pero es necesario que los mexicanos vean su cine; porque hoy 80% de los mexicanos no va y tiene que saber que es su derecho verlo”, señaló María Novaro, próxima titular del Instituto Mexicano de Cinematografía.

Momentos antes, Frausto dio a conocer que en el nuevo acuerdo de libre comercio, conocido como USMCA, “se logró incluir una excepción cultural que protegerá en el campo cultural todas las manifestaciones, incluyendo a la industria audiovisual y cinematográfica”.

Sobre el cine mexicano y las propuestas, destacan ideas como: revisar la Ley Federal de Cinematografía, aumentar el tiempo de pantalla y generar equilibrios con las empresas de la iniciativa privada que se dedican a la distribución y exhibición de algunos bienes culturales.

Que las películas mexicana lleguen a toda la república mexicana exhibiéndose en cineclubes o que se estimulen y diseñen circuitos independientes.

Apoyos económicos a las redes de festivales y de pequeños cines en México y que cada película mexicana, que tiene algún incentivo del Estado, se exhiba de manera gratuita.

“Nos parece que la ley de cine es obsoleta, hay que adaptarla, ya que la revolución audiovisual exige mucho y espero lo tomen en cuenta”, dijo Ernesto Contreras, presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

“Es una reunión de diagnóstico, pero quiero dejar claro que nadie esta pensando en ejercer ningún tipo de censura, que cada quien exprese lo que quiera expresar. Pero sí, la idea, es darle voz a quien no ha tenido voz”, señaló Novaro, después de hablar de pacificar a México a través del cine nacional.

Ciudadanos, cineastas y promotores opinaron en distintas intervenciones la creación de una distribuidora del Estado que se encargue del cine mexicano, que la Cineteca Nacional se expanda a todo México y contar con una exhibición y distribución del cine nacional justa.

“Estoy de acuerdo con la cuota de exhibición para las exhibidoras y mi propuesta es crear una red en internet para que con cada persona que tenga un lugar para proyectar cine podamos estar en contacto y llevarla”, explicó Marcelo Tobar, director de cine.

Acercar el cine mexicano a los colectivos de personas sordas por medio de subtitulaje al español y cuando sea posible, funciones con intérpretes entre otras ideas, que Novaro, prometió tomar en cuenta.

Por su parte, Fernando de Fuentes, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine), entregó un documento a los organizadores con propuestas.

“Apoyamos la idea de circuitos alternativos de exhibición. Y esperamos que se garantice todo tipo de contenidos en el cine; sabemos que una de sus ideas es pacificar al país, pero nos preocupa que haya un poco de censura o poner línea sobre qué tipo de cine se puede hacer con dinero público”.

María Novaro aseguró que no tienen recursos ni oficinas; el “diálogo es convocado por ciudadanos en un tiempo de transición, pero claro que se tendrán que hacer mesas de trabajo para llegar a puntos específicos, pero eso será después del 1 de diciembre”.

En estos días, Canacine dio a conocer que el cine mexicano alcanzó un nuevo récord histórico en taquilla.

Hasta septiembre, se han vendido 23.6 millones de boletos con ingresos por 1,107 millones de pesos con lo que superó los números del año pasado, respecto al mismo periodo.

Las mesas continuarán con diferentes temas y la información se pude consultar en el sitio: www.transicioncultura.mx, que fue presentado en redes sociales hace unos días.

La propuesta de AMLO

En su Proyecto 18, el presidente electo ya tiene diseñada su propuesta para el cine mexicano: imponer 30% del tiempo total de exhibición para las producciones nacionales; dos semanas obligatorias en cines y regulación en los horarios para las películas mexicanas.

En el proyecto de gobierno de la coalición Juntos Haremos Historia, titulado Proyecto 18, estas medidas fortalecerán e incrementará la visibilidad de las películas mexicanas ante la oferta extranjera.

En su proyecto, se incluye “premiar” a los exhibidores: Cinépolis, Cinemex e independientes y propone un incentivo fiscal para los exhibidores, que cumplan con un mínimo de 35%, de cine nacional exhibido en pantalla.

“El cine no se trata como un elemento de la canasta básica sino como un lujo, lo cual hace menos accesible su alcance a un sector importante de la población. Sin embargo, el cine es una necesidad nacional, y el público mexicano no hará contacto con su cine si no encuentra opciones para verlo”, señala en su propuesta, Proyecto 18, López Obrador.

Objetivos de las mesas

  • Crear espacios de diálogo entre la ciudadanía, las comunidades culturales y artísticas con la Secretaría de Cultura 2018-2024.
  • Conformar redes de diálogo y colaboración para promover la cogobernanza entre la ciudadanía y la Secretaría de Cultura 2018-2024.
  • Identificar y mapear actores individuales y colectivos, así como redes, condiciones y recursos por región para promover el intercambio, la gestión y el aprendizaje colectivo.
  • Identificar y mapear problemáticas y propuestas de las regiones, para impulsar estrategias y acciones conjuntas.
  • Identificar e iniciar el diseño de los mecanismos de representación y participación permanente.

[email protected]