Pensar en Benito Juárez a 148 años de su muerte nos remite a una figura que sigue vigente en el imaginario popular de todos los mexicanos, y que ha trascendido al político de carne y hueso para convertirse en todo un símbolo nacional.

Este fenómeno cultural despertó el interés de la historiadora Rebeca Villalobos Álvarez para realizar una reflexión profunda y detallada sobre cómo se fue construyendo esta figura mítica de héroe.

En su libro El culto a Juárez. La construcción de retórica del héroe, la también catedrática de la UNAM se dedicó a estudiar la transformación de la imagen de este personaje histórico durante los 100 años posteriores a su muerte (1872-1976), así como los usos políticos que se le han dado a su memoria. 

"Saber en qué consiste la genealogía de ese peculiar personaje, cuáles han sido sus transformaciones más notables y cuáles más significativas implicaciones de esos cambios, son las pulsiones que me han animado a emprender un estudio que surge de la curiosidad por entender la trascendencia de Juárez en el plano de las virtudes cívicas, las disputas ideológicas y los imaginarios políticos", escribió la autora en la introducción de este libro.

Para Villalobos Álvarez, la muerte le sentó bien a Benito Juárez, ya que tras su último suspiro, se inició un lento y sutil proceso que convertiría al Benemérito de las Américas en uno de los mayores héroes de la historia mexicana.

Estoy convencida de que la imagen del héroe y no sólo la del hombre de carne y hueso, ha hecho posible la construcción de identidades colectivas gracias a un selectivo ejercicio de la memoria histórica que debe analizarse, criticarse y acaso también cuestionarse", detalló la autora.

La historiadora advierte a los lectores que este estudio no pretende hablar sobre el hombre o el político que fue Benito Pablo Juárez García, sino que busca analizar las cualidades que a lo largo del tiempo consolidaron la imagen emblemática del personaje histórico, utilizada tanto en el ámbito político como el del arte y la cultura populares.

"La construcción de la imagen de Juárez constituye un fenómeno en sí mismo; ofrece un aspecto del personaje que se relaciona con su trayectoria vital y política pero que la trasciende; es un tema, en suma, que merece su propia historia", así inicia el primer capítulo del libro de Villalobos.

Al hablar de imagen, la autora se refiere en principio al fenómeno visual, que gracias a la pintura y la fotografía, permitió la difusión de los rasgos físicos de Benito Juárez y de algunos de sus atributos como político de primera línea desde finales de los años cincuenta del siglo XIX.

Rebeca Villalobos Álvarez, historiadora. Foto EE: Cortesía

Esculturas, retratos, fotografías, propaganda, postales, billetes y monedas, fueron algunos elementos que sirvieron a Rebeca Villalobos para conocer la evolución del discurso sobre el oaxaqueño.

"El análisis que ofrezco aquí se concentra en los rasgos simbólicos que convierten las distintas concepciones de Juárez en poderosos elementos de cohesión social. Debido a que ciertas expresiones, como el discurso político o la historiografía académica, constituyen espacios de comunicación restringidos a grupos muy específicos desde el punto de vista social, es preciso recurrir a su relación con otras formas de representación para ampliar su dimensión y alcance", explicó en su texto.

Este libro, coeditado por grano de Sal y la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, incluye gran parte de la iconografía en color y blanco y negro del Benemérito de las Américas en las que se basó la autora para realizar su análisis.

A lo largo de cada uno de los tres capítulos de esta obra se realiza un ejercicio distinto de interpretación destinado a explicar la importancia de Juárez en nuestra cultura política y visual, a la luz de las estrategias concretas de la configuración de su imagen idealizada.

"Cómo y en qué circunstancia se fueron produciendo los objetos y discursos; qué papel desempeñaron en la configuración del imaginario sobre el héroe, en la difusión de concepciones estereotipadas sobre su persona; cuáles fueron los atributos que, gracias a ellos, se fueron volviendo habituales para designar a Juárez y representar su significado como persona histórico y como emblema patriótico", planteó la historiadora como las preguntas centrales que pretende analizar en este libro.

La autora de El culto a Juárez. La construcción de retórica del héroe invita a los lectores a comprender los cambios en la adoración del Benemérito de las Américas como un personaje central del siglo XX y descubrir que las múltiples representaciones del héroe hacen tangibles sentimientos, valores e ideas que se consideran provechosos y legítimos, que además cambiarán la forma en que se ve su imagen en un billete o un monumento.

Rebeca Villalobos también es autora del libro Tres variaciones del historicismo en el siglo XX: Meinecke, Croce y O’Gorman (2017). Obtuvo el Premio Edmundo O’Gorman del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) por sus tesis de licenciatura y de maestría , así como el Premio Gastón García Cantú del INEHRM por su tesis de doctorado. 

kg