De Miguel Ángel a Barceló, pasando por Picasso o Monet, la casa Christie's exhibe desde este lunes en Londres las principales atracciones de sus tradicionales subastas veraniegas con las que espera recaudar más de 250 millones de libras (400 millones de dólares) en las próximas semanas.

"Masterpieces", que podrá verse hasta el miércoles en la sede londinense de la compañía, es una exposición de más de un centenar de obras de calidad que cubren una amplia variedad de época, estilos y precios, muchas de las cuales sólo han sido vistas en raras ocasiones en público.

"No es una presentación de las ventas. Es una exposición destinada al público en general", declaró el presidente de Christie's Europa, Jussi Pylkkanen, quien destacó en la presentación "el contraste" que define la muestra.

En la selección destaca uno de los dibujos que hizo el artista renacentista Miguel Ángel (1475-1564) para preparar el fresco "La Batalla de Cascina", una de sus obras más conocidas a pesar de que nunca llegó a realizarse.

Los organizadores esperan recaudar hasta 5 millones de libras (8 millones de dólares) por este desnudo masculino en su subasta de grandes maestros el 5 de julio, junto con el monumental "Retrato de Miss Read" del británico Thomas Gainsborough (1727-1780), valorado en hasta 6 millones de libras y que podría establecer un nuevo récord para el artista.

Junto a estos clásicos, los aficionados al arte podrán descubrir "Jeune fille endormie", un colorido retrato pintado en 1935 por el español Pablo Picasso (1881-1973) de su joven amante Marie-Therese Walter, que se pondrá bajo el martillo en la subasta de arte impresionista y moderno del 21 de junio.

La obra, cuya recaudación se destinará a la investigación científica de la Universidad de Sídney, tiene un estimado alto de 12 millones de libras (19,5 millones de dólares).

La otra atracción de esa subasta será la colección privada del desaparecido galerista suizo Ernst Beyeler, en la que sobresalen unas monumentales "Ninfeas" pintadas por el francés Claude Monet (1840-1926) entre 1916 y 1919, valoradas en hasta 17 millones de libras (27,7 millones de dólares).

Estos cuadros comparten protagonismo con otras más recientes, como un enorme lienzo del español Miquel Barceló que lleva por título "España económica" (1992), una gran escultura de bronce en cuatro partes de su compatriota Juan Muñoz (1953-2001), "Esquina positiva", y hasta una gran escultura hiperrealista de un bebé del australiano Ron Mueck (1958), que se ofrecerán al mejor postor en la subasta de arte de Posguerra y Contemporáneo del 28 de junio.