Las Vegas.- Los objetos conectados a Internet dejaron de ser una promesa del futuro para convertirse en una realidad y su desarrollo aún tiene un largo camino por recorrer. Samsung lo ha puesto en claro cuando su presidente y director ejecutivo, Bk Yoon, aseguró que en el 2017, el 90% de sus productos estarán conectados a la red y en el 2020, la totalidad de sus lanzamientos estarán inmersos en la ola de la Internet de las cosas (IOT, por su sigla en inglés)..

"En cinco años a partir de ahora, toda pieza de hardware de Samsung será un dispositivo IOT, ya sea un purificador de aire o incluso un horno. Vamos a hacer cada dispositivo inteligente un hub IOT en el hogar", dijo el ejecutivo durante su conferencia magistral previa al arranque oficial del International CES 2015.

Todos los desarrollos inteligentes de Samsung estarán basados en plataformas abiertas para permitir que puedan comunicarse con productos de otros manufacturadores y permitir la integración de soluciones e ideas de cualquier desarrollador.

El objetivo de mantener esta "apertura" tecnológica es la respuesta de Samsung a lo que considera uno de los principales retos para el desarrollo del Internet de las cosas: la interoperabilidad entre plataformas.

"El Internet de las cosas será transformador con enormes beneficios pero también con desafíos. Necesitamos un ecosistema abierto para que los dispositivos IOT trabajen juntos, y es necesario colaborar entre distintas industrias", aseguró Yoon.

El impacto de la Internet de las cosas sale así de la industria de la electrónica de consumo para trasladarse a otras como la de transporte, automotriz, logística, energética, cuidado de la salud, o telecomunicaciones, quienes deberán trabajar en conjunto para impulsar su desarrollo y adopción.

"Los gobiernos, las empresas y la sociedad también deben colaborar para asegurar el acceso de la sociedad a la IOT, para proteger la privacidad personal y garantizar la seguridad. También se debe garantizar el acceso a la red para asegurar que nadie es discriminado por lo que se debe proteger el principio de la inclusión digital universal", agregó el líder de Samsung.

El cambio de paradigma

Internet de las cosas tiene el potencial de crear una revolución a nivel económico y social pues impacta tres sectores cruciales para el cambio de paradigma: energético, transporte y telecomunicaciones.

"Todo gran cambio en el paradigma económico está impulsado por nuevas tecnologías e infraestructura. Hay nuevas tecnologías que comunican a las economías, nuevas fuentes de energía que empoderen las actividades económicas y nuevas formas de transportación que mueven las actividades económicas", explicó el presidente y fundador del think tank Economic Trewnds, Jeremy Rifkin.

Internet de las cosas, al ser una ola que impacta transversalmente a estos sectores estratégicos, perfila el desarrollo económico a una evolución fundamentada en la conectividad.

"Nos estamos embarcando en una evolución con las comunicaciones y la Internet en el sector energético, y la Internet en la transportación para crear una súper Internet de las cosas", dijo.

julio.sanchez@eleconomista.mx