Google celebra el Día Internacional de la Mujer con una mujer a la cabeza en México, María Teresa Arnal, y un donativo de 1.1 millones de dólares para apoyar la educación en tecnología para niñas y mujeres latinoamericanas, en colaboración con las organizaciones sin fines de lucro Laboratoria, dedicada a la capacitación en tecnología de mujeres, y Sulá Batsú, enfocada en niñas y madres de escasos recursos.

La brecha de género ha provocado que diferentes organizaciones y empresas redoblen esfuerzos para disminuirla, ya que según el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés) faltarían 170 años para cerrarla. En el caso de la industria tecnológica, 15% representa la presencia femenina y sólo una de cada diez personas en áreas de programación son mujeres. Adriana Noreña, vicepresidenta de Google Hispanoamérica, cree que las mujeres están sub representadas en la tecnología, a pesar de que incluirlas genera un impacto económico positivo, innovación y resultados para las empresas, lo cual ve como un área de oportunidad.

El reto más importante es derribar la barrera que nos ponemos a nosotras mismas. Podemos contribuir dando ejemplos de chicas de bajos recursos que se capacitan y tienen un mejor empleo o de mujeres multifacéticas para acabar con los estereotipos. María Teresa es una parte inspiradora, cuando abrí la vacante quería el mejor talento, pedí mujeres y hombres, pero ganó la mejor. Lo celebro porque como compañía quieres los mejores resultados y ella estuvo muy bien rankeada , dijo Adriana Noreña, vicepresidenta de Google Hispanoamérica.

La tecnología abre nuevas puertas para la inclusión de las mujeres en la fuerza laboral en el mundo, pero el primer paso para lograrlo es la formación de talento femenino que aspire a cargos gerenciales o directivos. Se calcula que para el 2025 se necesitarán 1.25 millones de desarrolladores de software, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero en la actualidad sólo la mitad de las mujeres en edad para trabajar del mundo, forman parte de la economía formal, según el WEF.

La educación continúa siendo un tema pendiente en América Latina. La industria de la tecnología además de luchar para derribar las barreras sociales y estereotipos que impiden que una mayor cantidad de mujeres se sumen a la fuerza laboral, tiene el reto de conseguir candidatas para las vacantes existentes, ya que son pocas las niñas que apuestan por una carrera en estas áreas. En Google, una de las principales compañías a nivel global, sólo tres de cada diez empleados son mujeres.

Se dice que a las mujeres no les gusta la tecnología, pero lo que falta es la información para saber que también es para ellas. Las niñas egresadas de Laboratoria son unas cracks como decimos en Perú, unas chingonas como decimos en México , dijo Mariana Acosta, fundadora de Laboratoria.

No hay tantas mujeres en la tecnología porque no conocen el tema, hay estereotipos, desde que no se relaciona a una mujer con la tecnología o prejuicios como que las chicas que estudian ingeniería tienen bigote o son feas , dijo Sandra Bollo, egresada de Laboratoria en México.

Tienes las mismas herramientas y capacidades que un hombre. Si la mujer está relacionada con el área digital, tiene que estar en diseño, pero no es así, sólo es desconocimiento , dijo Sandra Fernández, egresada de Laboratoria en Chile.

[email protected]

Twitter: @pegatinaa