La empresa conectada, la empresa sinfónica o la empresa digital son algunos de los términos usados para nombrar a un modelo de negocio que ha transformado el panorama empresarial mexicano en los últimos años. Un lapso en el que la  industria tecnológica ha ido adoptando prácticas de lo que se conoce como XaaS o cualquier cosa como un servicio, un modelo que parece fortalecer la conectividad entre las compañías y sus socios de negocio, proveedores y clientes, al ofrecer soluciones personalizadas comúnmente ubicadas en el sector startup.        

Durante este 2017, el mercado de la industria de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en México  tuvo un ligero repunte en sus ingresos, con un crecimiento de 1% al segundo trimestre, lo que le hizo alcanzar un valor de 470,600 millones de pesos, después de tres años de constantes caídas de más de 8%, de acuerdo con un informe de la consultoría Select.   

Aunque no espera que regresen los crecimientos de doble dígito de hace algunos años, la industria TIC cree que el 2018 será un buen año en México para consolidar la penetración de soluciones de la tercera plataforma, como la nube, la movilidad o el Big Data, y el comienzo de un pronunciado desarrollo de proyectos de blockchain e Internet de las Cosas.   

Marco Chapa, director del programa de Innovación de Axtel, dijo durante una presentación de las tendencias tecnológicas del 2018, que las más de 500 adquisiciones hechas por las 10  empresas de tecnología más grandes del mundo -Apple, Facebook, Google, Microsoft, Amazon, Oracle, Intel, IBM, Cisco y Qualcomm - en los últimos cinco años,  están orientadas en su mayoría a startups dedicadas a la Inteligencia Artificial (51%), la movilidad (47%) y el big data (36 por ciento).

Entre las empresas TIC, los integradores de sistemas, los fabricantes de equipo, los distribuidores autorizados, los socios de negocio y las inversiones directas en startups tecnológicas, como es el proyecto NAVE  de Axtel, suponen la creación de un entorno productivo cuya principal tendencia en cuanto a implementación de tecnología es la colaboración.

“Todas estas tendencias forman parte de un ecosistema, están totalmente entrelazadas y son transversales entre sí. La forma en la que estamos nosotros abordándolas es a través del programa de innovación NAVE, que aplica casos de uso sobre cada una de estas tendencias con la ayuda de startups especializadas en ellas”, dijo Marco Chapa.      

La movilidad del Internet de las Cosas (IoT)

Las telecomunicaciones son el mayor subsector en cuanto a ingresos de la industria TIC, con casi 80% del PIB total del sector, de acuerdo con un análisis de The Social Intelligence Unit. Esta no es una tendencia innovadora. La competencia impulsada por la reforma en telecomunicaciones del 2014 comenzó desde hace unos años a reducir de forma significativa los precios en los servicios de telecomunicaciones e Internet. La tendencia es que tanto el crecimiento de la telefonía móvil como el acceso a distintos anchos de banda de la red han hecho que la movilidad sea una tendencia que trabaja como habilitador de otras tecnologías dentro del entorno de la empresa conectada.  

Esta capacidad de conectividad tiene un valor fundamental para aquellas industrias que quieran implementar soluciones que abrevan, por ejemplo, del concepto de Internet de las Cosas, sobre todo si lo que se busca es hacer uso de la tecnología del gemelo digital. “Un gemelo digital es una representación digital de una entidad o sistema del mundo real”, indica un estudio de la consultoría Gartner.

Una compañía manufacturera puede utilizar un gemelo digital de su cadena de producción para conocer en tiempo real el nivel de desempeño de cada máquina y así controlar el desgaste y el gasto de energía durante el proceso. La idea de estos dispositivos conectados a una red que no sólo provee información sobre su estado sino que entrega una versión digital en tiempo real de la máquina en sí es utilizada “para comprender el estado de la cosa o el sistema, responder a los cambios, mejorar las operaciones y agregar valor”, refiere el estudio de Gartner.

La existencia de múltiples gemelos digitales dentro de una compañía posibilita una comunicación automatizada entre las distintas partes de la empresa que puede verse extendida a otras entidades vinculadas al proceso de producción, como los proveedores, las autoridades regulatorias e incluso, los clientes. Esta comunicación requiere infraestructura dedicada, lo que de acuerdo con Axtel, se solucionará con la proliferación de operadores móviles virtuales (MVNO) especializados que brinden servicios de IT empresarial móvil.              

Nubes híbridas y datos abiertos

Otra de las aplicaciones de la tercera plataforma que se adaptan a nichos de mercado y que puede ser provista como un servicio (XaaS) es la nube, una tecnología que ha ayudado a mejorar la gestión de datos al mismo tiempo que eliminó la necesidad de realizar grandes inversiones para al menos digitalizar la información de un negocio.

Esta opción ha permitido que básicamente cualquier empresa tenga acceso a una capacidad de almacenamiento determinada por sus propias necesidades. Nubes privadas y nubes públicas han competido entre sí por llevarse a la mayor cantidad de clientes dependiendo de los requerimientos de cada compañía en cuanto a capacidad de almacenamiento y de procesamiento de información. De acuerdo con especialistas del sector, el desarrollo de una plataforma de nube a la manera de un servicio posibilitará un mayor desarrollo de aplicaciones tanto para las industrias como para los usuarios.     

María Rosa Casillas, directora de IBM Cloud en México, explicó que las plataformas de nube como servicio ofrecen la posibilidad de utilizar software libre para desarrollar aplicaciones, sobre todo de código abierto, las cuales muchas veces permiten que los usuarios finales se conecten a entidades como los bancos, las instituciones de gobierno y el sector salud.

En ocasiones la empresas requieren cubrir necesidades específicas de seguridad y privacidad de la información que pueden ser atendidas con tecnología como las nubes híbridas, es decir, aquellas en donde la información se encuentra dentro de la entidad (nube privada) pero las capacidades de procesamiento y conectividad son suministradas por una nube pública.                    

Marco Chapa dijo que debido a que el gobierno ha sido uno de los mayores impulsores de la práctica de datos abiertos y la utilización de software libre, esto habilita a que muchas startups tecnológicas accedan a abrir más su información. Para el representante de Axtel, esto no ocurrirá con las grandes compañías sino hasta el 2019, dependiendo de cómo progrese el mercado de las empresas medianas y pequeñas.  

El blockchain será incipiente en el 2018

Aunque ya hay proyectos para utilizar la tecnología que da sustento al bitcoin en otros sectores económicos del país, el avance de esta tecnología será incipiente durante el 2018. Este año verá los primeros pasos de una implementación que para muchos promete modificar la vida cotidiana de los seres humanos de la misma forma que Internet comenzó a hacerlo hace más de 30 años.

Un prototipo de base de datos basado en blockchain para garantizar que las pólizas de seguro de autos puedan ser verificadas por las autoridades con mayor facilidad es uno de los ejemplos que la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros en colaboración con IBM puede ofrecer para ejemplificar este paulatino ingreso del blockchain en el mercado mexicano. Lo mismo sucede con la automatización que suponen los contratos inteligentes, en el caso de las transacciones bancarias, como la que realizaron este año BBVA Bancomer y Wave, la cual redujo el tiempo de la operación de siete días a 2 horas y media.  

Pese a que el blockchain es una tecnología que habilita una conectividad segura y rápida entre distintas entidades, como es el caso de las compañías de seguros y las autoridades encargadas de la movilidad, aun falta mucho para que sea completamente probada en entornos industriales de alta demanda. Incluso, el bitcoin, su implementación más popular, ha demostrado que tanto su desarrollo como el de la tecnología que lo sustenta aun son rudimentarios y requieren modificaciones constantes para no verse vulnerables.    

“Blockchain se enfrenta a algunos desafíos clave que socavarán la entrega de soluciones escalables y robustas hasta el año 2022. Las tecnologías y los conceptos de Blockchain son inmaduros, poco conocidos y no han sido probados en operaciones comerciales a escala crítica. Esto es particularmente así con los elementos más complejos que admiten escenarios más sofisticados”, indica el reporte 10 tendencias tecnológicas estratégicas para 2018 de Gartner.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx